La innovación en salud electrónica no debe centrarse únicamente en los avances tecnológicos

Firma invitada del número 10 de la revista Smart Health. Adolfo Muñoz Carrero, jefe de la Unidad de Investigación en Telemedicina y eSalud del Instituto de Salud Carlos III

La innovación en salud electrónica no debe centrarse únicamente en los avances tecnológicos

Adolfo Muñoz Carrero

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Resulta un tanto paradójico que el éxito de los sistemas públicos de salud suponga la mayor amenaza para su sostenibilidad: el aumento de la esperanza de vida (incremento de más de 40 años en el último siglo en España) y la transformación de enfermedades antes mortales en crónicas han hecho que los recursos necesarios para atender eficientemente a la población, sobre todo en las últimas etapas de la vida se disparen, comprometiendo su futuro, al menos con los modelos actuales de gestión y atención.

 

En este escenario, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) tienen un papel muy importante que jugar a la hora de aportar soluciones, como se demuestra por el esfuerzo investigador que se está realizando. Sin embargo, la innovación en salud electrónica no debe centrarse únicamente en los avances tecnológicos pues, dada la complejidad del dominio, es necesario tener en cuenta otros aspectos tanto organizativos como de formación que marquen las metas de salud para los próximos años: el cambio de paradigma de los sistemas públicos de atención, que deben poner el foco en el tratamiento de la cronicidad; el envejecimiento activo y saludable (el plan Horizon 2020 de la Comisión Europea tiene como objetivo que los europeos incrementemos en dos el número de años que vivamos activos y saludables para 2020); los cuidados integrales a los crónicos y a sus cuidadores, tanto desde el punto de vista de salud como social, que además obligará a la colaboración entre organizaciones; la potenciación del paciente, para que pueda hacerse responsable de su salud; y la promoción de la salud en todos los niveles de la sociedad. 

 

La transformación de enfermedades antes mortales en crónicas han hecho que los recursos necesarios se disparen

 

Desde el punto de vista de los avances tecnológicos se están abriendo nuevas posibilidades: las mejoras en las redes de comunicaciones, el despliegue de la telefonía móvil, el desarrollo de la realidad virtual y de la aumentada, la inteligencia ambiental, la impresión 3D (incluso de materiales biológicos), la computación ubicua, la geolocalización, los nuevos sensores y materiales, Internet de las cosas,  la robótica, las nuevas estrategias de doble modelo para el desarrollo de sistemas de información e historia clínica electrónica, las tecnologías de análisis de datos y big data/open data (que como se señalaba en el anterior número de Smart Health puede cambiar la manera en la que se practica la medicina e incluso abrir un nuevo paradigma científico para la búsqueda del conocimiento).

La combinación de estas metas y de los avances tecnológicos es la que debe guiar las prioridades de investigación e innovación en los próximos años, sobre todo  para una unidad pública como la nuestra: la telesalud y la salud móvil, que permitan llevar los cuidados al paciente evitando en la medida de los posible la sobresaturación de los centros sanitarios; la integración de cuidados sanitarios y sociales, que proporcione a las personas una atención completa; la salud personal, que permita a las personas tomar el control de su propia salud; la normalización de la información y la interoperabilidad, que posibilite la colaboración de las organizaciones involucradas en los cuidados, tanto en aspectos asistenciales como de investigación;  AAL (Ambient Assisted Living) que permitan a los mayores vivir independientemente durante más tiempo; y el descubrimiento de conocimiento aplicado a la información clínica mediante el análisis masivo de datos.

 Dr. Adolfo Muñoz Carrero

Jefe de la Unidad de Investigación en Telemedicina y eSalud del Instituto de Salud Carlos III