Cardiología y tecnologías digitales

El corazón, este órgano tan frágil, ha sido a lo largo de la historia de la humanidad un misterio y un mito. A él se le atribuyen toda clase de simbolismos y se le otorga una serie de poderes que difícilmente un órgano podría ejercer por sí mismo.

Cardiología y tecnologías digitales

Cardiología

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El corazón, este órgano tan frágil, ha sido a lo largo de la historia de la humanidad un misterio y un mito. A él se le atribuyen toda clase de simbolismos y se le otorga una serie de poderes que difícilmente un órgano podría ejercer por sí mismo.

Según la mentalidad semita, el corazón es el órgano central y más importante del cuerpo (1 Sam 25, 37; 2 Sam 18, 14), en que radica no sólo la vida física (Gén 18, 5; Lc 21, 34; He 14, 17; Sant 5, 5), sino también la vida espiritual, intelectual, afectiva y pasional de la persona. Se comprende que a veces "corazón" (hebr. leb; griego kardía) equivalga a "alma" (hebr. nefes: Jos 22, 5). En la literatura griega este sentido de corazón se encuentra casi sólo en la poesía, mientras que en el mundo semítico es corriente en textos no poéticos. El corazón en cuanto sede de la vida espiritual es sinónimo de "hombre interior" en contraposición a "hombre exterior" (Sal 73, 26; 1 Tes 2, 17; 1 Pe 3, 4).

Harvey, en su obra fundamental. ‘De motu cordis’, publicado en Frankfurt en 1628,dice: “Todas las partes del cuerpo se nutren, se calientan y crecen con la sangre más cálida, perfecta, vaporosa, espirituosa y, por así decirlo, aumentativa; y, por el contrario, en las partes la sangre se enfría, se coagula y se agota; por lo cual vuelve al principio, esto es, al corazón, como al manantial o al hogar del cuerpo, para recuperar su perfección: como un tesoro de vida, recobra su fluidez, impregnándose de espíritus y, por así decirlo, de bálsamo; desde allí se distribuye de nuevo, y todo esto depende del movimiento y el pulso del corazón”.

“Hay que mantener sujeto el corazón; pues cuando se lo suelta no se tarda en perder la cabeza”, dijo Friedrich Nietzsche; “nuestro corazón tiene la edad de aquellos que ama”, escribió Marcel Proust; según León Tolstoi, “la razón no me ha enseñado nada. Todo lo que yo sé me ha sido dado por el corazón”. Y así podríamos llenar muchas páginas. El corazón ha sido desde la antigüedad un órgano con un gran imaginario. Hablamos de que “alguien nos ha roto el corazón” cuando estamos tristes o hemos vivido una ruptura.

Dejando el imaginario de la palabra corazón, la realidad es que según la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  • Las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa.
  • Se calcula que en 2012 murieron por esta causa 17,5 millones de personas, lo cual representa un 31% de todas las muertes registradas en el mundo. De estas muertes, 7,4 millones se debieron a la cardiopatía coronaria, y 6,7 millones, a los AVC.
  • Más de tres cuartas partes de las defunciones por ECV se producen en los países de ingresos bajos y medios.
  • De los 16 millones de muertes de personas menores de 70 años atribuibles a enfermedades no transmisibles, un 82% corresponden a los países de ingresos bajos y medios y un 37% se deben a las ECV. 
  • Las ECV suponen un alto coste para el Sistema Nacional de Salud, que emplea más de 9.000 millones de euros al año en su tratamiento, un 7,1% de todo el gasto sanitario nacional, una cifra que se eleva hasta los 192.000 millones en el conjunto de la Unión Europea. Esto pone de manifiesto que las enfermedades cardiovasculares son la mayor carga económica tanto en nuestro país como en la UE.

A su vez, las ECV comparten con la mayoría de las enfermedades no transmisibles los factores de riesgo: tabaquismo, hipertensión, dislipidemia, hiperglicemia, obesidad o sobrepeso, falta de ejercicio físico y mala nutrición. En buena parte, la prevención, la gestión o el cambio de estos factores de riesgo son posibles adoptando hábitos sanos (Healthier Lifestyle). Aunque la persona es el responsable final, sería un error pensar que todo ello dependa de uno mismo, hay numerosos factores y numerosas organizaciones que pueden o deben favorecer estos cambios de hábitos (tabla 1).

La mayoría de las enfermedades cardíacas son crónicas y su seguimiento genera muchos datos que son vitales para actuar adecuadamente a nivel clínico o para un mejor control del mismo paciente.

 

1. Datos generados por el paciente

Los pacientes con insuficiencia cardíaca u otras cardiopatías están familiarizados con el registro de su presión arterial, su pulso y su peso entre otras fuentes de información. Las tecnologías digitales son una ayuda importante ya que esta información se puede transmitir mediante los dispositivos móviles para que se puedan analizar esto datos de forma remota. Un ejemplo de este tipo es la solución AliveCor.

 

2. Datos para el paciente y su entorno familiar

No solamente los datos pueden ser de inestimable valor para que el cardiólogo pueda interpretarlos, sino que también suponen un empoderamiento del paciente conoce estos datos y su significado práctico y que puede a su vez utilizar aplicaciones para seguir dietas adecuadas y realizar ejercicio de forma habitual. También existen aplicaciones educacionales que pueden ayudar al paciente y a su entorno familiar a entender mejor la enfermedad y la necesidad de seguir la medicación prescrita así como incorporar hábitos saludables en la vida cotidiana.

 

3. Compartir información con comunidades de pacientes

Las tecnologías digitales permiten compartir con otros pacientes sus experiencias, sus consejos y a menudo ser un soporte emocional ante la enfermedad. Existen varias plataformas sociales, como la pionera Patients like me (www.patientslikeme.com)  o ForumClinic (www.forumclinic.org) que han demostrado la importancia y la utilidad de estas comunidades de pacientes.

 

4. Algoritmos diagnósticos y big data

La cardiología es intensiva en conocimiento y datos. Automatización de los algoritmos médicos pertinentes a la cardiología puede ayudar tanto a distribuir y aplicar la información médica adecuada. Una gran cantidad de información médica existe en forma de algoritmos publicados. Estos algoritmos se extienden desde cálculos sencillos a predicciones complejas. La mayoría de los médicos utilizan sólo un pequeño subconjunto de forma rutinaria. Las barreras para su uso incluyen la falta de conocimiento de que existen, la incertidumbre acerca de sus límites, dificultad en la conversión de las unidades expresadas en el algoritmo, y la falta de disponibilidad en el punto de atención. Los algoritmos serían más ampliamente utilizados si fueran fácilmente disponibles en un formato práctico para los médicos, educadores e investigadores. Con las tecnologías digitales, especialmente los dispositivos móviles facilitan el proceso de toma de datos y su análisis de forma remota. 

 

Fuentes consultadas

Healthy lifestyle interventions to combat noncommunicable disease—a novel nonhierarchical connectivity model for key stakeholders. European Heart Journal Advance Access published July 1, 2015 

Emerging Role of Digital Technology and Remote Monitoring in the Care of Cardiac Patients. Medical Clinics of North America, 2015-07-01, Volúmen 99, Número 4, Pages 877-896, Copyright © 2015 Elsevier Inc. 

Moving From Digitalization to Digitization in Cardiovascular Care. J Am Coll Cardiol. 2015;66(13):1489-1496. doi:10.1016/j.jacc.2015.08.006 

• Researchgate 

• Forum Clinic 

• Medical algorithms  


 

 

El círculo de la Salud

El Círculo de la Salud

Esta app de cardiología, de reciente lanzamiento, es una iniciativa de la Fundación Pro CNIC y está dirigida por el Dr. Valentí Fuster. Según Fuster, la aplicación pretende ayudar al ciudadano a promover su salud mediante la educación.

Se organiza en 3 bloques temáticos: Información, Motivación y Activación. Sin embargo, antes de comenzar a sumergirse en ella, el paciente tiene que realizar un ejercicio de Evaluación sobre su salud presente. 

Una parte importante es que el paciente descubre los seis factores de riesgo que dan lugar a la enfermedad cardiovascular: colesterol, obesidad, diabetes, tabaco, falta de ejercicio físico y tensión arterial elevada. Además, puede acceder a las claves para prevenirlos gracias a diversas infografías, herramientas interactivas y vídeos del Dr. Fuster.

 

 DrawMD Cardiology

DrawMD Cardiology os cardiólogos puedan explicar todo aquello que necesiten compartir con los pacientes, la herramienta DrawMD Cardiology dispone de una amplia biblioteca de imágenes y sellos que se pueden usar en los procesos de presentación. Todo ello hace más fácil la comunicación y también permite crear un vínculo de conversación con otros cardiólogos. La app tiene algunas funciones extra, como la oportunidad de importar imágenes externas y de editarlas también por medio de estos dibujos y sellos. Esta es una buena forma de personalizar la conversación con los pacientes utilizando las propias fotografías y documentos de su archivo.

http://visiblehealth.com/drawmd/

 

ASCVD Risk Estimator

Las últimas directrices de gestión de los lípidos de la Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología fueron recibidos con un intenso debate, especialmente en torno al método de puntuación de riesgo que se desarrolló. Para aquellos que piensan que la puntuación de riesgo ASCVD a 10 años es la peor cosa en la medicina ya que los estrógenos para la prevención de la enfermedad coronaria, esta aplicación no es, obviamente, para ellos. Para todos los demás, es una aplicación bien diseñada que le permite calcular rápidamente el riesgo ASCVD de 10 años y toda la vida. La aplicación también incluye resúmenes bien escritos de las recomendaciones de todo estilo de vida, seguimiento de la terapia con estatinas, y mucho más. Para los médicos, de atención primaria o cardiólogos, esta herramienta de puntuación es útil como punto de partida para discutir con los pacientes de riesgo.

http://tools.acc.org/ASCVD-Risk-Estimator/

 

BCN Bio HF Calculator

El software calcula el riesgo de muerte a 1, 2 y 3 años en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva basándose en variables clínicas y en marcadores bioquímicos que son introducidos manualmente por el usuario (profesional de la medicina). Los resultados se muestran de forma numérica y gráfica. La fórmula de cálculo ha sido obtenida de un estudio realizado durante el año 2012 que incluye 800 pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva. El objetivo de este cálculo es proporcionar al facultativo información complementaria para identificar el riesgo de muerte del paciente con insuficiencia cardíaca congestiva.

http://ww2.bcnbiohfcalculator.org/web/calculations

 

 Joan Cornet

Director del Centro de Competencias mHealth de Mobile World Capital Barcelona