Una oportunidad para la prevención cardiovascular

El uso de tecnologías mHealth en cardiología abre la puerta a soluciones innovadoras a los problemas de salud cardiovascular y oportunidades únicas para el paciente.

Una oportunidad para la prevención cardiovascular

Presión sanguínea

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El uso de tecnologías mHealth en cardiología abre la puerta a soluciones innovadoras a los problemas de salud cardiovascular y oportunidades únicas para aumentar el compromiso del paciente, reducir el coste de la asistencia sanitaria y mejorar el pronóstico.

 

ehealth y salud cardiovascular

El ehealth abarca el uso de las tecnologías de información y la comunicación (TIC) en el sustento de la salud y las actividades relacionadas con la salud actividades. El potencial del eHealth para proporcionar soluciones innovadoras a los problemas de salud cardiovascular es enorme. Esto ha generado grandes expectativas en la población general, en los políticos y como no en los profesionales de la salud cardiovascular. Muchos ven las soluciones que proporciona el ehealth como el “santo grial" para solventar los numerosos problemas relacionados con cuidado de la salud sin resolver, sobre todo en estos tiempos en los que la atención médica sufre restricciones en su financiación.

Los desarrollos recientes en la tecnología móvil, los teléfonos inteligentes, el acceso a Internet generalizado y casi permanente, junto con la velocidad de intercambio de datos han acelerado el interés tanto de los pacientes y la industria en explorar más allá las oportunidades para el uso de las tecnologías relacionadas con la salud móvil (mHealth) para mejorar la prevención, cuidar y curar. Las grandes empresas como Apple, Google, Samsung, etc., están invirtiendo de forma intensa en tecnologías relacionadas con la salud que aumentará aún más la velocidad de estos desarrollos.

 

Empresas como Apple, Google y Samsung están invirtiendo en tecnologías relacionadas con la salud

 

Todos estos desarrollos son inabarcables y se necesita que sean puestos en perspectiva. La postura al respecto de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) ha sido recientemente descrita en el European Heart Journal, revista de cabecera de la sociedad científica de muy recomendable lectura. La medicina cardiovascular está muy relacionada con el ehealth a múltiples niveles. Los miembros de la ESC se relacionan intensamente con los cambios que en la práctica diaria ofrecen las innovaciones TIC, incluyendo los registros médicos electrónicos, la receta electrónica, e-derivaciones, teleconsulta, telemonitorización, mHealth, y el empleo del ‘data mining’ y el ‘machine learning’ para la investigación médica. La visión de la ESC es jugar un papel proactivo en todos los aspectos de la agenda eHealth, ayudando a desarrollar, evaluar e implementar innovaciones TIC efectivas para apoyar la salud cardiovascular y las actividades relacionadas con la salud a lo largo de Europa. 

Sin embargo, existen importantes obstáculos para la integración del ehealth en la práctica clínica diaria. En primer lugar, el valor del ehealth en lo que se refiere a evidencia científica para la gestión de una amplia gama de enfermedades cardiovasculares es, en general, débil y contradictorio en el momento actual, aunque empiezan a aparecer más datos positivos. Por otra parte, el desarrollo del ehealth y telemedicina está siendo impulsado principalmente por las tecnológicas y no por las necesidades y expectativas de los profesionales sanitarios y los pacientes; y por último, las plataformas comunes y conectividad entre las herramientas y los sistemas son en su mayoría inexistentes. Además, existen grandes problemas en el ámbito de la privacidad y la seguridad de los datos. Para finalizar y no siendo menos importante, hay una falta de análisis de rentabilidad, los cálculos de eficiencia de costes y la regulación de los pagos por asistencia mediante ehealth especialmente en el ámbito privado, que en última instancia puede llegar a ser uno de los mayores obstáculos para la introducción de herramientas de salud electrónica y telemedicina basados en la evidencia en los sistemas de salud; aunque quizás el mHealth como tal puede tener unas mejores posibilidades de desarrollo ya que su empuje puede estar más basado en el propio interés del paciente. 

 

 Reloj smart

 

Profundizando en mHealth 

mHealth se puede definir como el uso de las tecnologías informáticas y de comunicaciones móviles para los servicios de salud e información. Esto implica el uso de las funciones centrales como teléfono que incluyen servicios de voz y SMS así como funciones más complejas y aplicaciones especializadas. Los smartphones estar vinculados a través de tecnología Bluetooth con sensores y dispositivos medidores de parámetros de salud (por ejemplo, glucómetros o medidores de actividad física). El uso de estos dispositivos en el punto de atención se traduce en un cambio de paradigma en el método de suministro de los cuidados sanitarios de uno que se basaba en sistemas de salud a uno que es remoto y donde el paciente es el centro del sistema generando la información. La confluencia de estos factores presenta oportunidades únicas para aumentar el compromiso del paciente, para reducir los costos de la asistencia sanitaria, y para mejorar el pronóstico. Las redes de telefonía móvil en crecimiento, con un aumento de su accesibilidad nos proporcionan la oportunidad de una atención médica más personalizada y centrada en el ciudadano, viéndose que reducen las barreras existentes del sistema de salud, en particular la del acceso de los pacientes, así como reducir los costes de servicios de salud. 

 

El uso de estos dispositivos supone un cambio de paradigma en el método de suministro de los cuidados sanitarios

 

Una revisión sistemática de literatura científica reciente muestra evidencia de una mayor adhesión, así como de una mejora en los resultados de salud para el manejo de la enfermedad, utilizando sistemas SMS móviles y/o llamadas de voz. Una mejora significativa se ha encontrado en la adherencia a la toma de los medicamentos, el seguimiento de las recomendaciones de dieta y actividad física, así como la mejora en los parámetros clínicos como la glucohemoglobina (HbA1c), la glucosa en sangre, el colesterol en sangre y el control de la presión arterial. Un gran ejemplo de la utilidad del mHealth y de muy recomendable lectura es el estudio TEXT ME, liderado por la doctora Clara Chow del George Institute for Global Health, y publicado en JAMA donde una estrategia basada exclusivamente en SMS mejoraba la adherencia de los pacientes y sus parámetros clínicos.

Dado que los dispositivos mHealth están cada vez más disponibles, a los profesionales sanitarios nos surgen tres preguntas importantes que en parte aún están por responder o en fase de elaboración de una respuesta adecuada:

  • ¿Quién debe ser el primer adoptante de la salud digital de la salud: el paciente, el proveedor o el sistema de salud? 
  • ¿Qué elementos de la mHealth son los más eficaces?
  • ¿Cuál es la evidencia que apoya el uso clínico de estos dispositivos?

 

 mHealth en intervenciones de prevención y de estilo de vida

La prevención cardiovascular es la intervención más importante económicamente en cardiología y acarrea el mayor potencial para reducir la carga de enfermedad cardiovascular. El seguimiento de los factores de riesgo cardiovascular parece ser particularmente atractivo para el uso de la telemedicina y en particular aplicaciones (apps) de salud para mejorar el estilo de vida y adherencia al tratamiento farmacológico mediante la vigilancia, la educación, el apoyo psicológico y herramientas interactivas de motivación para, por ejemplo, mejorar la actividad física, la nutrición saludable y dejar de fumar y por lo tanto reducir los factores de riesgo metabólico y mejorar la salud cardiovascular.

Los dispositivos de seguimiento de actividad se utilizan ampliamente en una gran variedad de contextos. La expansión del seguimiento y recopilación de datos personales ofrece el potencial para el enganche de los pacientes en la prevención y tratamiento de las enfermedades crónicas. Así ‘wearables’ de consumo general para el seguimiento de la actividad se han mostrado prometedores en la recuperación después de cirugía en pacientes cardiacos, o en el asesoramiento de la actividad en los pacientes diabéticos, entre otros ejemplos. Desafortunadamente, los datos generados por dispositivos portátiles rara vez son integrados en programas de gestión de enfermedad crónica. Además, hay una falta de evidencia que apoye el uso sostenido o sus efectos sobre los resultados de salud, ya que los estudios se centran principalmente en el establecimiento de la viabilidad de la actividad de monitoreo y la asociación de la actividad medida con beneficios a corto plazo, e incluso los últimos publicados tampoco van en una dirección favorable (TRIPPA, IDEA). Otro problema que existe y que se ha puesto de manifiesto recientemente en JAMA Cardiology es si los sensores de los ‘wearables’ son tan exactos como se espera de ellos. 

 

En caso de resultados positivos estaremos ante uno de los avances más importantes en medicina cardiovascular

 

A pesar de que las apps para smartphones y los ‘wearables’ tienen el potencial de ayudar a las personas a tomar decisiones más saludables de estilo de vida, la evidencia científica para tecnologías mHealth en cuanto a su efectividad para reducir los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular es limitada a día de hoy según una declaración científica de la American Heart Association (AHA).

Para finalizar, hay cuestiones abiertas en lo que se refiere a la responsabilidad: ¿Cuáles son las responsabilidades del paciente, qué tipo de acción es la que necesita tomar bajo circunstancias específica tales como resultados de mediciones potencialmente peligrosos y cuál es la tarea y responsabilidad del centro de telemedicina u hospital estando a cargo de la vigilancia de datos? ¿Qué algoritmos deben ser los más utilizados para la gestión de grandes volúmenes de datos y las alertas en caso de emergencia? ¿Quién paga y por qué en tal sistema de telemedicina? ¿Va a mejorar los resultados en salud y ahorrar dinero a largo plazo?

Creo que queda mucho por avanzar en el campo de mHealth en prevención cardiovascular, sobre todo en lo que se refiere a resultados, pero en caso de resultados positivos estaremos ante uno de los avances más importantes en medicina cardiovascular.

Por Rafael Vidal, Cardiólogo clínico