Entrevista al doctor Luís Grande, Jefe de Innovación del Parc de Salut Mar

Entrevista al Dr. Luís Grande, : Jefe de Innovación del Parc de Salut Mar (PSMAR)

Entrevista al doctor Luís Grande, Jefe de Innovación del Parc de Salut Mar

El Doctor Luís Grande

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Dr. Luís Grande dirige la Unidad de Innovación del Parc de Salut Mar de Barcelona. Bajo su mandato, el hospital barcelonés ha lanzado un Concurso de Innovación abierto a la participación de personal asistencial, investigadores y pacientes.

Desde su cargo como director de Innovación del Hospital del Mar, ¿qué objetivos persigue y cuál es su dinámica de trabajo?

El objetivo principal es claro: promover entre los profesionales la cultura de la innovación como parte fundamental de su trabajo. Definir “cultura de innovación” no es fácil. Desde mi punto de vista, consiste en pensar y actuar para generar, asumir e impulsar ideas y cambios que supongan una mejora en el funcionamiento y en la eficiencia, aun cuando ello  implique romper con lo convencional o tradicional. La dinámica de trabajo abarca muchos aspectos, pero en síntesis es detectar ideas, valorarlas y a aquellas que se consideren viables y estratégicas para la institución proporcionarles todo el soporte necesario para que lleguen a buen puerto. El núcleo de nuestra Unidad está formado por esta Dirección y la Sra. Marta López Otero, Jefa del Servicio de Investigación del Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM), al que hay que añadir un Grupo de Innovación. A él se han incorporado personas inquietas de diferentes ámbitos: asistencial, docente y de investigación con el soporte de servicios generales, de la administración y legales. Ellos son los que determinan las líneas a seguir, valoran los proyectos y hacen un seguimiento de los mismos.

La implantación de la telemedicina situará a los hospitales como centros de una red virtual de profesionales

¿Qué principales beneficios pueden aportar las nuevas tecnologías en los distintos niveles de la organización y gestión hospitalaria?

Si entendemos por nuevas tecnologías, la tecnología de la información (uso de internet, historia clínica digital, aplicaciones médicas para smartphones (apps), telemedicina, redes sociales y, en general, cualquier dispositivo o tecnología que mejore la comunicación o aporte alguna utilidad sobre lo ya existente), su aplicación es una auténtica revolución en la práctica asistencial. Sus ventajas: permiten mejorar la práctica clínica diaria gracias a la mejora en la búsqueda de información, seguridad en la prescripción, archivo de datos, comunicación entre profesionales, etc. Además, permiten optimizar los procesos mejorando la eficiencia y ahorrando costes. Para los ciudadanos, las nuevas tecnologías hacen posible la atención personalizada, dedicando especial atención a la prevención, la educación y la autogestión. La implantación de la telemedicina en el sistema situará a los hospitales como centros de una red virtual de profesionales, ampliando la colaboración de los agentes sanitarios y facilitando el aumento de los servicios de salud, a pesar de la distancia. También tienen algunas desventajas (que no han sido impedimento para su desarrollo), pero es necesaria una inversión inicial (que será amortizada rápidamente) y un periodo de aprendizaje/adaptación por parte de los profesionales sanitarios y de los ciudadanos 

 

El año pasado el Hospital del Mar puso en marcha, en colaboración con Roche, un concurso para fomentar la innovación sanitaria. ¿Cuáles son los retos de esta convocatoria y cómo valora el resultado?

La convocatoria del Concurso se enmarca en el fomento de la cultura de la innovación de la institución, el objetivo principal de nuestra existencia. La intención obvia era levantar ideas, despertar ese innovador innato que tenemos todos, pero que pocas veces podemos o queremos plasmar. Afortunadamente Roche entendió la iniciativa y posteriormente agencias como ACCIÓ, la agencia para la competitividad de la empresa del Departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Catalunya nos dieron su apoyo. Desde el punto de vista institucional creo que logramos movilizar a ese colectivo agazapado, capaz de generar ideas que pueden significar una transformación substancial de la forma de hacer o plantear las cosas. Desde el punto de vista de los participantes me gustaría utilizar una frase de uno de los participantes, que ya anticipo que no fue ninguno de los ganadores del concurso: "Ha sido un proyecto que ha marcado mi carrera profesional"

 

¿Qué tipo de iniciativas se presentaron en el concurso y cuáles destacaría por su potencial?

Con la idea de abrir el espectro lo más posible se establecieron tres categorías: la primera, para las ideas que viniesen de los usuarios de la institución, la segunda en la participaba el personal asistencial (médico, de enfermería, auxiliar, administrativo, docente, etc.) y la tercera para el ámbito de la investigación. Se presentaron 47 ideas (9 de los usuarios, 32 del área asistencial y 6 del ámbito de la investigación). De esas ideas se seleccionaron diez por parte del Grupo de Innovación. Los equipos que las presentaron recibieron soporte por parte de una consultora externa para desarrollar una memoria técnica y un plan de negocio. Finalmente hubo cuatro premiadas. Creo que cualquiera de las ideas finalistas tenía su interés, pero destacaría las ideas propuestas por los usuarios. Pienso que fue un gran acierto abrir la convocatoria a ellos porque, a veces el árbol no nos deja ver el bosque, y los usuarios tienen ideas que jamás se nos hubieran pasado por la cabeza a los que vemos la sanidad desde dentro. Esa visión pienso que fue muy enriquecedora. 

“Los usuarios tienen ideas que jamás se nos hubieran pasado por la cabeza a los que vemos la sanidad desde dentro”


¿Por qué cuesta tanto, en comparación con otros países, que se creen empresas ‘spin off’ dentro de los hospitales de Cataluña y España?

Sinceramente, no creo que el objetivo principal de la innovación sea crear ‘spin off’. A mí me gusta huir (y sé que puede considerarse un anatema) de la definición clásica de innovación cuyo objetivo principal es la comercialización. Yo creo que innovar es transformar nuevas ideas en valor, pero este valor no es necesariamente, o primariamente, monetario. Puede ser social, de bienestar, ecológico, etc. Al final de la cadena también se puede traducir en ganancias económicas, pero no tienen por qué ser directas. Es obvio que una Unidad de Innovación necesita de recursos para su trabajo y que una buena parte, sino todos, deberían llegar de los productos que acceden al mercado, pero aun así creo que debemos compaginar todos los aspectos

 

En el Hospital del Mar cuentan con un ejemplo de referencia en este sentido: el bisturí electrónico Coolinside de Apeiron Medical.

El Coolinside es probablemente el desarrollo que ha tenido más repercusión mediática, aunque no es el único realizado en el seno de la institución. Se trata de una herramienta (medical device) desarrollada por un equipo liderado por los Dres. Berjano y Burdio de la Universidad Politécnica de Valencia y del Institut Hospital del Mar d’Investigacions Biomèdiques, respectivamente.  El proyecto está inserto en un programa de investigación que trata de ver las posibilidades que ofrecen los dispositivos que generan calor por radiofrecuencia. En esa misma línea ya disponemos de un segundo medical device (Gnomon®) que permite la ablación individualizada de tumores con una mayor regularidad y por tanto con mayor efectividad. Ambas herramientas están sido explotadas a través de Apeiron Medical, una startup creada al afecto.

 

¿Hay algún otro proyecto similar en marcha que pueda ver la luz próximamente?

Estamos trabajando en varias líneas muy interesantes. La primera, por seguir la senda iniciada  con los proyectos del equipo de trabajo del Coolinside y del Gnomon, es una nueva forma de afrontar la ablación tumoral, no de forma individualizada (tumor por tumor) sino de forma que puedan ser tratados todos los tumores al mismo tiempo. De hecho esa línea fue la premiada en el Concurso de Innovación con el premio ligado a la investigación. Otros proyectos interesantes están ligados a los trastornos del sueño, a la mejora de detección de las imágenes obtenidas con las cápsulas endoscópicas o a la creación de matrices para implantes articulares. 

 

¿Qué otras vías existen para transferir al mercado el conocimiento generado por la investigación realizada en los hospitales?

Yo creo que la principal no es la creación de spin-off, sino la licencia de patentes. Es muy difícil que un hospital disponga de estructura suficiente para cubrir toda la secuencia innovadora, desde la generación de ideas a la explotación aspectos, de todos y cada uno de los proyectos que gestiona. En esa tesitura, debemos escoger, muchas veces en razón de oportunidad, qué hacer con cada una de las innovaciones que generamos. La colaboración inicial, desde las primeras fases, con la industria tiene grandes ventajas. Aporta nuevas ideas, permite obtener fondos para el desarrollo de las mismas y se crea un entorno de confianza que lleva a que la idea llegue más rápidamente al mercado y obtener beneficios a las dos partes.

 

Para terminar, ¿cuál sería su mensaje a los profesionales y las instituciones para concienciarles de la importancia de apoyar iniciativas que impulsen la innovación?

En el mundo de la innovación hay una frase que creo resume de forma clara la importancia de la innovación: "Quedarse quieto es la manera de ir hacia atrás en un mundo cambiante". En un momento en el que las necesidades y las expectativas de los profesionales y de los ciudadanos cambian, es necesario aprovechar cualquier oportunidad para incorporar nuevo material, nuevos circuitos o nueva tecnología. Además, aunque en el entorno de la medicina pública, con una regulación casi asfixiante, no se haya fomentado la competitividad, estamos obligados a introducir mejoras para marcar diferencias con nuestros "competidores". A título individual, tal como decía uno de los participantes a nuestro concurso, la recompensa personal es muy gratificante. Esperemos que también pueda ser econ