Oncología y tecnologías digitales

Cada vez aparecen más experiencias positivas que motivan a seguir innovando en el área de las tecnologías digitales en oncología

Oncología y tecnologías digitales

Gafas de realidad virtual

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El cáncer es la principal causa de muerte en el mundo. Aunque no siempre existan beneficios evidentes, cada vez aparecen más experiencias positivas que motivan a seguir innovando en el área de las tecnologías digitales en oncología

Ante todo destacar que no soy oncólogo, y que sólo intento aportar en este artículo de investigación, información y prácticas existentes en las que las tecnologías digitales pueden aportar un valor añadido a los complejos procesos clínicos en oncología.

La más vieja descripción de la enfermedad del cáncer es de Egipto y data de cerca de 3000 A.C. Se llama el Papiro de Edwin Smith y es una copia de la parte de un libro de texto Egipcio antiguo en cirugía del trauma. Describe ocho cajas de tumores o las úlceras del pecho que fueron tratadas por la cauterización con una herramienta llamada el simulacro de incendio. La descripción agrega que no hay tratamiento para la condición (1). 

 

Existen aplicaciones con evidencia clínica que ayudan a motivar al paciente para que siga las pautas terapéuticas prescritas

 

Más tarde Hipócrates (460-370 A.C.) es quien nombra esta enfermedad, aunque los verdaderos progresos en su diagnóstico se encuentran en el siglo XIX. Rudolf Virchow, a menudo llamado el fundador de la patología celular, fundó la base para el estudio patológico de cánceres bajo el microscopio. Virchow correlacionó la patología microscópica a la enfermedad. También desarrolló el estudio de los tejidos sacados con cirugía. El patólogo podría también informar al cirujano si la operación había quitado totalmente el cáncer.

El cáncer es la principal causa de muerte en el mundo, lo que representó 8,2 millones de muertes en 2012 (2). Las causas más comunes de muerte por cáncer son el cáncer de:

• pulmón (1,59 millones de muertes)

• hígado (745.000 muertes)

• estómago (723.000 muertes)

• colorrectal (694.000 muertes)

• mama (521.000 muertes)

• cáncer de esófago (400.000 muertes) (2).

 

El cáncer de mama fue el contenido más frecuente (23,5% de las aplicaciones), seguido del cáncer de piel (9%)

 

Las soluciones móviles pueden ayudar a una mayor adherencia del paciente de cáncer a su tratamiento

La tendencia a desarrollar quimioterapias orales, por lo que los pacientes pueden tomar sus medicamentos en la comodidad de su casa, ha introducido problemas relativos a la adhesión del paciente la medicación prescrita. Tradicionalmente, las quimioterapias han sido administradas por una vía parenteral (por ejemplo intravenosa) por el personal clínico.

Según una recopilación realizada por Jennifer M Gangloff, ‘Troubling Trend: Medication Adherence’ (3):

1. Hay una amplia gama de adherencia de la quimioterapia oral, tan bajo como 16% hasta el 100% de las tasas de adherencia se han visto en múltiples estudios

2. Alto costo en vidas y dinero: las estimaciones en los Estados Unidos de 125.000 muertes y 300.000 millones de dólares en costos de salud debido a la falta de adherencia a los medicamentos contra el cáncer.

3. Factores no relacionados con el paciente pueden contribuir a la no adherencia como la falta de información proporcionada por el sistema de salud y los factores socioeconómicos.

4. Numerosos métodos para mejorar los problemas de adherencia (seminarios informativos del hospital, hablando frascos de pastillas, llamadas telefónicas de recordatorio, etc.) se han encontrado con resultados mixtos.

Existen una serie de aplicaciones con evidencia clínica que pueden ser de gran ayuda en motivar al paciente y a garantizar que sigue las pautas terapéuticas prescritas.

 

Pero no siempre las aplicaciones móviles tienen evidencia científica 

Un estudio de las aplicaciones móviles destinadas a pacientes con cáncer, dado a conocer en la última edición de la revista Farmacia Hospitalaria, indica que solo el 50,6% de ellas “presentaban una evidencia científica suficiente”, algo menos de la mitad (el 48,8%) han sido desarrolladas por organizaciones sanitarias y únicamente un 16,9% de ellas pueden utilizarse en español.

El auge de las aplicaciones para pacientes con cáncer ha inspirado un trabajo que analiza estas herramientas. Los investigadores consideran que, por la complejidad del tratamiento, la responsabilidad cada vez mayor de los pacientes en cuanto al cumplimiento (muchas veces oral) y la severidad de potenciales complicaciones derivadas de un mal empleo de los medicamentos, el profesional sanitario podría tener un papel fundamental “no sólo en la revisión o verificación del contenido de estas app, sino también en su prescripción al paciente más adecuado y en la recomendación de las más fiables”.

Los autores descargaron para analizar 166 aplicaciones pensadas para pacientes con cáncer, de las cuales 75 estaban disponibles en Android, 59 en iOS y 32 en ambas plataformas. Únicamente 20 de ellas eran de pago, con un coste medio de 2,15 €.

El cáncer de mama fue el contenido más frecuente (23,5% de las aplicaciones), seguido del cáncer de piel (9%). El 52,4% actualizaron el software en el último año. En cuanto al idioma, el 98,2% de las app descargadas utilizaban el inglés, el 1,8% en español y el 15,1% podían funcionar en ambos idiomas.

 

A título de ejemplo hemos obtenido esta información sobre apps en oncología de la Asociación Española de Afectados de Cáncer de Pulmón (AEACaP):

Xemio es una aplicación móvil que acompañará a los pacientes con cáncer de mama durante la quimioterapia. Pretende facilitar al enfermo la información precisa y ser un punto de referencia que le sirva para disminuir la ansiedad que produce el tratamiento; al mismo tiempo le permitirá observar la evolución que han tenido otros pacientes en su misma situación y elaborar un registro con datos clínicos y personales de su tratamiento. La app, que está actualmente desarrollándose, estará disponible en castellano y catalán en las dos plataformas más utilizadas, IOS y Android.

Contigo es una app originalmente pensada para iPad pero que también está ya disponible para Android. Se trata de una aplicación multimedia con multitud de fotografías, videos e infografías con información precisa sobre el cáncer de mama. Contiene 16 testimonios de mujeres que han superado el cáncer y que, más de allá de los detalles médicos, cuentan su experiencia y animan a otras personas que están en su misma situación.

Pain Squad es un juego que pretende reducir el dolor de los niños con cáncer motivándoles para que superen la enfermedad, animándoles a anotar cada día cómo se sienten, la intensidad de su dolor y cómo pueden evadirse de él. Todo ello de forma lúdica y sencilla. La aplicación fue creada originalmente para el Hospital for Sick Children de Toronto (Canadá). La aplicación, en inglés, está disponible sólo para IOS.

Reverse The Odds es otro juego con el que los científicos pretenden conseguir datos de pacientes en este caso con cáncer de próstata. Cada vez que el jugador ayuda a recuperar sus tierras a los seres diminutos de este juego, contribuye a dibujar patrones relacionados con el cáncer de próstata. El juego está disponible tanto en IOS como Android.

Miniatlas Cáncer de Pulmón es una aplicación para iPhone pensada para mejorar la comunicación entre el médico y sus pacientes con multitud de imágenes didácticas para que cualquiera pueda entender mejor la naturaleza de la enfermedad pulmonar.

 

El cáncer de mama fue el contenido más frecuente (23,5% de las aplicaciones), seguido del cáncer de piel Las nuevas tecnologías en oncología permiten a los cirujanos adquirir, evaluar y validar nuevos procedimientos quirúrgicos(9%)

 

El mundo digital es más que aplicaciones 

Las nuevas tecnologías en oncología permiten a los cirujanos adquirir, evaluar y validar nuevos procedimientos quirúrgicos. Dada la complejidad y la variedad de cánceres, las demostraciones en vivo por videoconferencia se han convertido en herramientas de formación, facilitando la adquisición de aspectos cognitivos en los procedimientos quirúrgicos.

La irrupción de la Realidad Virtual en oncología ha conllevado un mejor procesamiento de las imágenes diagnósticas, que facilita la navegación y a la manipulación de las imágenes y a su vez el interpretar y simular diferentes enfoques terapéuticos antes de la intervención quirúrgica.

 

Realidad virtual en pacientes con cáncer 

El primer estudio sobre el uso de la realidad virtual en pacientes con cáncer fue publicado en febrero de 1999, en el artículo "Cyberpsychology and behaviour" de Oyama et al. (1999). 

El estudio evidenció una disminución significativa de las emociones negativas, el dolor y la ansiedad durante las sesiones de quimioterapia en un paciente utilizando técnicas de Realidad Virtual.

Frecuentemente los síntomas asociados con la quimioterapia son náuseas y vómitos, también pueden comportar anorexia, fatiga y ansiedad. En el curso de los tratamientos el paciente tiene que enfrentarse a procedimientos dolorosos. Con el tiempo se han utilizado métodos psicológicos como la terapia cognitivo-conductual y en determinados casos hipnosis. Dado que el ser humano tiene limitados recursos de atención, el uso de RV facilita que su atención se desplace del dolor a otras áreas o sensaciones que la RV puede provocar.

Muchas enfermedades son de por si estresantes, pero en el caso del cáncer existen estresantes psicológicos y bio-físicos. Ansiedad y depresión pueden ir acompañados por síntomas de dolor, fatiga, trastornos del sueño, percepción del tiempo o cambios de humor bruscos. A causa de esta sintomatología pueden aparecer tensiones musculares, aumento del ritmo cardíaco, dificultades respiratorias, entre otras (4).

Existe abundante literatura sobre el impacto de la Realidad Virtual para una mejor calidad de vida del paciente oncológico. La mayor parte de ellos ponen en evidencia los beneficios de la Realidad Virtual, aunque siempre dependiendo del tipo de paciente y de la gravedad de su situación (5).

 

Existe abundante literatura sobre el impacto de la Realidad Virtual para una mejor calidad de vida del paciente oncológico

 

También las tecnologías digitales pueden aportar valor a la pediatría oncológica 

Si en las personas adultas el cáncer y su tratamiento provoca altos niveles de estrés, en el caso de los niños, se acentúa el problema, tanto para la adherencia terapéutica como para hacer frente a las sintomatologías asociadas a los tratamientos propios. Sin olvidar el entorno familiar del niño enfermo. Por otro lado, gracias a los progresos científicos, cada vez más hay niños que consiguen superar la enfermedad y volver a la vida normal. Aun así, es necesario un seguimiento clínico frecuente para diagnosticar a tiempo una posible recaída. 

Todo ello es objeto de innovaciones digitales que permiten tanto el seguimiento clínico a distancia, el autocontrol de constantes así como hacer frente a los factores estresantes tanto físicos como psicológicos/conductuales.

En cualquier caso, estamos en los inicios de las tecnologías digitales en oncología. Aunque no siempre existan beneficios evidentes, cada vez más, existen experiencias positivas que motivan seguir innovando en esta área tan compleja.

 

Joan Cornet

Director del Centro de Competencias mHealth de Mobile World Capital Barcelona

 

Bibliografia

1. Dr. Ananya Mandal, Historia del Cáncer

2. World Cancer Report 2014 

3. Jennifer M Gangloff “Troubling Trend: Medication Adherence” 

4. Treating psychological factors in cancer patients using virtual reality treatment (VRT)

5. J Cell Physiol. 2016 Feb;231(2):275-87. doi: 10.1002/jcp.25117.

Virtual Reality in Health System: Beyond Entertainment. A Mini-Review on the Efficacy of VR During Cancer Treatment.

Chirico ,Lucidi, De Laurentiis, Milanese, Napoli, Giordano