Anna Sort, enfermera especializada en gamificación aplicada a la salud

Entrevista a Anna Sort, una enfermera pionera en el uso de la gamificación aplicada al ámbito de la salud.

Anna Sort, enfermera especializada en gamificación aplicada a la salud

Play Benefit desarrolla una metodologí para añadir gamificación a medida a cualquier producto, sistema o proce

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La afición a los videojuegos llevó a esta enfermera a ser una pionera en la gamificación aplicada al ámbito de la salud y lanzar su propia empresa: Play Benefit. Profesora asociada a la Universitat de Barcelona (UB) y colaboradora de proyectos internacionales de serious gaming, Anna Sort fue coordinadora y ponente en el workshop internacional sobre gamificación aplicada a la salud del Gamification World Congress celebrado en Barcelona.

 

"El cambio hacia la gamificación en salud se dará desde los pacientes hasta los profesionales"

 

Usted es enfermera de profesión. Explíquenos cómo entró en el mundo de la gamificación.

No fue una entrada, fue todo un salto. Trabajaba como enfermera en una empresa de videojuegos de Estados Unidos llamada Blizzard Entertainment, que en aquel momento era la más importante del mundo y lo sigue siendo. Yo soy muy de jugar a videojuegos, he jugado toda mi vida y allí estaba en la gloria. Un día un chico tuvo una embolia pulmonar, por culpa de una diabetes tipo 1 no diagnosticada, y tuve que hacerle la educación tal y como aprendí en la universidad. Cuando salió del hospital, le dí una charla y un folleto y le dije que volviera en un par de días con preguntas. Tras esos dos días, el chico seguía sin entender su enfermedad y yo pensé, si en lugar de darle una charla le hubiera dado un videojuego, él hubiera vuelto con preguntas mucho más claras y yo hubiera podido encarar mucho mejor su educación. Fue ahí cuando decidí lanzarme. Encontré un máster en Barcelona en el que aceptaban a profesionales de la salud de forma experimental. Aprendí gamificación, plataformas de exergaming, que son las que animan con un videojuego a la rehabilitación o a hacer deporte, y serious games, que son aquellos cuyo objetivo no es sólo divertirse.

Para quién aún no conozca las aplicaciones de la gamificación al ámbito de la salud, puede darnos algunos ejemplos.

La gamificación puede tener muchas aplicaciones, sobre todo en lo que respecta a la adherencia al tratamiento, es decir, cómo conseguir que la gente se tome su medicación de forma adecuada. También para la educación en la salud, para promover la prevención y, obviamente, también funciona muy bien en procesos de rehabilitación.

¿Qué tipos de juegos son los más habituales, y cuáles han tenido más éxito hasta ahora?

Hasta ahora se han hecho muchas aplicaciones de tipo cognitivo para ordenador pero ahora casi todo se dirige hacia el móvil. Esto tiene mucho sentido en un entorno de salud, ya que se deben hacer comprobaciones varias veces al día, con lo cual tienen más sentido que se haga con un dispositivo móvil. Las aplicaciones más habituales son obviamente las que están enfocadas a temas que abarcan a muchas personas, como las dirigidas a diabéticos, las relacionadas con dietas, ejercicio físico y los conceptos de fitness y wellness, y  también se están empezando a hacer bastantes aplicaciones sobre meditación. 

¿Cómo es el proceso de creación de un ‘serious game’? ¿Qué profesionales participan?

Hasta ahora los profesionales de la salud han asesorado a técnicos que son los que se encargan de crear la aplicación, pero yo creo que debe haber un cambio. Tenemos que ser los propios profesionales sanitarios los que nos encarguemos de crear estas aplicaciones, porque entendemos el mercado y hemos trabajado en primera fila, Mi experiencia como enfermera me ha resultado vital en todos los proyectos que he desarrollado y eso es algo que intento transmitir siempre en mis clases a alumnos universitarios: tú eres quien trabaja sobre el terreno y eres por tanto el más capacitado para detectar necesidades y crear algo que pueda hacer la vida más fácil a ti o a tu paciente.

¿Es fácil concienciar a los profesionales sanitarios de las posibilidades de la gamificación?

Se trata de entender que las tecnologías aplicadas a la salud están ahí para aportar un valor añadido al profesional. Tienes que elegir las que te aportan algo, o crearlas tú mismo, para que la introducción de esas nuevas tecnologías sea positiva. En cualquier caso, creo que este cambio en el ámbito de la salud se va a dar desde los pacientes hasta los profesionales. Es más factible que un paciente acuda a la consulta de su médico con todos sus datos registrados en una aplicación, que un médico prescriba una aplicación a un paciente. Esto último sería lo ideal pero creo que el cambio vendrá por parte del paciente, por lo menos en una primera fase.

¿Qué respuesta obtenéis de los pacientes?

Hay de todo, depende mucho de lo que la aplicación te esté aportando a ti como persona y paciente. Si se trata de una aplicación que simplemente registra tu peso y las calorías consumidas en el día, sólo lo utilizarás cuando estés muy motivado para perder peso. Pero si la aplicación no está gamificada, no hace algo más como una dieta o una lista de la compra con envío automático al supermercado, por ejemplo, dejarás de usarla cuando tu motivación decaiga. Tenemos que crear aplicaciones que, además de generar un hábito, tengan también un uso. 

¿Qué respuesta ha tenido la segunda edición del workshop sobre gHealth que realizasteis en el Gamification World Congress?

Hemos incrementado la asistencia un 100% respecto a la primera edición del año pasado. Estamos muy contentos y esperamos poder doblarlo otra vez el año que viene. Este año hemos tenido mucha más presencia del sector de la industria sanitaria. La gente está empezando a ver y a experimentar que la gamificación tiene muchas aplicaciones, como realidad aumentada, rehabilitación, tratamientos, educación para padres. Hay una mayor conciencia de que esto no es una moda, sino que aporta cosas a las personas y está aquí para quedarse.

También ha  lanzado una empresa, Play Benefit. ¿Qué ofrecéis y cómo está funcionando?

Creé Play Benefit porque creo firmemente que tiene que haber un cambio hacia la gamificación en la educación y la prevención. Soy enfermera y esos son mis dos temas favoritos en salud, aunque también podemos tocar otros temas como la adherencia al tratamiento. En Play Benefit hemos desarrollado una metodología para añadir gamificación a medida a cualquier producto, sistema o proceso, basada siempre en las necesidades del usuario.

Para terminar, ¿cómo harías un llamamiento a los profesionales del sector de la salud para que se abran al mundo de la gamificación?

Lo más sencillo es aplicar la gamificación en la vida personal. Si utilizas una buena aplicación de gamificación, para algo que sea de tu interés, como por ejemplo perder peso o hacer ejercicio, pruébalo y después ya decidirás si le encuentras alguna función y si crees que puede adaptarse al mundo médico. Cuando veas que funcionan bien y hay resultados, serás más receptivo a utilizar estas aplicaciones como herramientas para ofrecer a tus pacientes.


Firma: Jose L. Cánovas