“La gestión del cambio es uno de nuestros mayores desafíos”

Entrevista a Edgardo Pino, encargado de la Unidad de Planificación Estratégica de TIC del Ministerio de Salud de Chile

“La gestión del cambio es uno de nuestros mayores desafíos”

Edgardo Pino

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Estrategia Digital en Salud impulsada por el Gobierno de Chile apuesta por la implementación de sistemas informáticos en los hospitales y la utilización de los datos clínicos para la continuidad del cuidado del paciente y la mejora de la gestión hospitalaria. Edgardo Pino, encargado de la Unidad de Planificación Estratégica de TIC del Ministerio de Salud chileno nos habla de la aplicación en su país del Modelo de Adopción del Registro Clínico Electrónico (EMRAM), diseñado por HIMSS Analytics.


Cuéntenos el desarrollo que tienen previsto llevar a cabo durante el periodo 2016 al 2020 en infraestructuras TIC en su país, Chile.
Con el objetivo de que los antecedentes clínicos de cada paciente estén contenidos en una ficha médica electrónica y que esto sea una realidad en el año 2020, será necesario hacer una serie de inversiones. Las principales se relacionan con:

  • Entregar competencias a los profesionales clínicos, TI y de gestión de los establecimientos de salud
  • Aumentar las capacidades de la red de comunicaciones del sector público de salud, para soportar el intercambio de información del sector en un modelo de Redes Integradas de Servicios de Salud (RISS),
  • Implementar registro clínico electrónico en la totalidad de los procesos clínicos y los más relevantes en materias administrativas de los establecimientos de salud
  • Implementar como servicio terminologías clínicas, maestros de personas y entidades, sistemas RIS/PACS y LIS por macro regiones sanitarias
  • Ampliar el alcance y la cobertura de los servicios de telemedicina, incorporando nuevos modelos de atención, además de tecnologías de medición y monitoreo para uso de los pacientes
  • Pilotear y masificar la historia clínica compartida y el uso secundario de los datos de salud
  • Implementar tecnologías bajo una mirada de hospitales inteligentes para alrededor de sesenta hospitales, de los cuales 20 serán finalizados, 20 estarán en construcción y 20 en etapa de diseño o licitación
  • Actualizar y ampliar el sistema integral de atención ciudadana, que provee atención presencial, telefónica y virtual en materias de salud a los ciudadanos en general
  • Mejorar la automatización y digitalización de las autorizaciones sanitarias de establecimientos y de importaciones.


Háblenos de los beneficios de la Historia Clínica digitalizada para la gestión hospitalaria y de la importancia de que sea compartida.
Los principales beneficios de contar con una ficha clínica electrónica en un hospital se relacionan con la calidad y oportunidad de la gestión clínica y asistencial que puede otorgar el establecimiento a los pacientes que atiende, además de las opciones de optimizar sus procesos y el uso de recursos.

Cuando la información relevante de las fichas clínicas electrónicas puede compartirse, la calidad y oportunidad en la atención de los pacientes se extiende a toda la red de atención en salud. Ello permite una continuidad en el cuidado de los pacientes entre la atención primaria y hospitalaria, incorporando los aspectos del modelo de medicina familiar. Este beneficio es relevante en el caso particular de Chile, considerando su geografía y organización en Servicios de Salud y en Redes Macro Regionales, con sus mapas de derivación, distribución de especialidades clínicas y equipos de salud.


¿Cómo ve el auge de la mHealth con el uso de dispositivos móviles tanto en hospitales como en la asistencia domiciliaria (Connected Healthcare)? ¿Cómo va a influir en los ciudadanos?

Considerando la diversidad geográfica, ruralidad y escasez de especialistas, el Ministerio de Salud está implementando una estrategia de telemedicina, que ha sido considerablemente exitosa en materias de consultas, radiología y dermatología, por lo que se está ampliando hacia otras especialidades como la oncología, nefrología y psiquiatría. Como complemento a esta estrategia, estamos iniciando un trabajo de construcción y validación de modelos y tecnologías para el monitoreo de pacientes crónicos y el cuidado en casa de pacientes con alta probabilidad de reingreso hospitalario. La idea es implementar aparatos inteligentes para la medición de presión arterial, niveles de glucosa en la sangre, etc. También se hacen esfuerzos para educar a los pacientes en temas de salud y hábitos de vida saludable, recordar horas médicas y reforzar el apego a los tratamientos.

Nosotros esperamos que la implementación de éstas y otras tecnologías móviles colaboren en la descongestión de las urgencias y centros hospitalarios y a una mayor conciencia y participación de los pacientes en el cuidado y mantención de un estado de salud favorable.


¿Cuál será la estrategia a seguir con los proveedores?

Continuaremos trabajando con los proveedores de TI y con los 29 Servicios de Salud del país en la construcción de una relación estratégica para la provisión de mejores cuidados de salud para la población. En este sentido, seguiremos impulsando la implementación de estándares y buenas prácticas internacionales en materias de funcionalidades, seguridad, usabilidad e interoperabilidad.

Al mismo tiempo, a partir del trabajo conjunto con la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) buscaremos ampliar las oportunidades de participación de empresas e innovadores TI en la solución de problemas de salud, apuntando a un mayor desarrollo económico al mismo tiempo que se resuelven los problemas de la salud; también se buscará la certificación de dichas soluciones en la aplicación de los estándares adoptados en el país. Con la Dirección de Compras y Contrataciones Públicas (ChileCompra) estamos trabajado en la generación de condiciones para aumentar el número de empresas participantes en las licitaciones de los Servicios de Salud y en una mayor competitividad de las ofertas


¿Cómo realizarán la formación y la implementación del sistema en usuarios y en profesionales?

Este es uno de los mayores desafíos: la gestión del cambio. Cada uno de los proyectos de la estrategia de salud conectada considera entre sus planes de trabajo una estrategia de gestión del cambio, con los recursos base para su ejecución.

Además, desarrollamos jornadas masivas de alineamiento estratégico y jornadas específicas en los servicios de salud para trabajar temas como: gestión de proyectos, estándares de sistemas de información en salud, análisis de datos para gestión.


El modelo de adopción de EMR (EMRAM) clasifica los hospitales en ocho fases en función de su progreso en la creación de un entorno electrónico de registros sobre pacientes. Chile está trabajando para conseguirlo, ¿ve usted factible llegar en un plazo corto a la Fase 7?

Nuestro trabajo con EMRAM busca establecer una línea base de medición con un grupo inicial de nueve hospitales públicos, para luego desarrollar un plan de mejoramiento y establecerlos como benchmark a nivel nacional. Reconociendo que partimos con realidades muy diversas y comparando con los plazos y esfuerzos que ha tomado a algunos hospitales españoles, esperamos poder llevar a este grupo de establecimientos a las fases 5 y 6 en los próximos 3 a 5 años. Obtener nivel 7 será un desafío posterior al 2020.


¿Qué retorno de la inversión esperan?

La cuantificación de los beneficios es parte del trabajo de investigación que estamos realizando, apoyados con nuestros socios académicos, tomando como referencias experiencias internacionales. Sin embargo, en términos cualitativos, esperaríamos los siguientes resultados:

  • Disminuir la reincidencia hospitalaria y de emergencia
  • Reducir los casos de descompensación de pacientes crónicos
  • Aumentar la completitud y oportunidad de la entrega de los medicamentos garantizados
  • Reducir los tiempos de espera para atención en urgencia.
  • Reducir los tiempos de las Listas de Espera de especialidades y quirúrgicas.
  • Mejorar la gestión de la Agenda (atención secundaria)
  • Reducir los fraudes en el sistema de salud y la regulación de prestadores y servicios
  • Aumentar la eficiencia en la asignación de recursos a los prestadores
  • Disminuir los tiempos de derivación de beneficiarios dentro de la red de salud.
  • Reducir las atenciones de salud innecesarias (exámenes duplicados, procedimientos innecesarios, etc.)

Cada cuatro años nos encontramos en la mayoría de los países con elecciones con cambios políticos. En el caso de Chile, ¿cómo puede afectar a sus previsiones?
Efectivamente, es la realidad que enfrentan las estrategias y programas en general. En el caso de la estrategia de salud conectada, hemos trabajado colaborativamente con distintas organizaciones del mundo público, académico y no gubernamental para darle un sentido transversal. Con el apoyo de la Subsecretaría de Economía y la Corporación de Fomento se busca que la estrategia tenga un sentido de desarrollo económico e innovación TI para las pequeñas y medianas empresas del país, con el Ministerio de Hacienda, buscamos que se genere mejor información para una mayor eficiencia de la gestión de los establecimientos de salud y para asegurar una mejor atención a los pacientes, al alero del Programa de Modernización del Estado. Con la Universidad de Chile y su red de colaboración internacional y con HIMSS buscamos incorporar en la estrategia la aplicación de modelos y estándares internacionales y la generación de las habilidades y las competencias en los profesionales des los establecimientos de salud. De esta forma, las decisiones que se toman debieran trascender a las administraciones y ser parte de una mirada de país para el mejoramiento de la salud con el aporte de las TIC.

Una entrevista de Beatriz Cortiles.