Innovación para la transformación

Julio Mayol, director de Innovación del Hospital Clínico San Carlos nos habla sobre la nueva unidad de apoyo a la Innovación y de Smart Health

Innovación para la transformación

Doctor

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Al final de la primera década del siglo XXI nos dimos cuenta de que se había acabado el dinero. La crisis financiera, económica y social nos obligó a aceptar que el aumento del gasto sanitario al ritmo mantenido durante años era insostenible.

Estados Unidos gastaba el 18% de su PIB en sanidad, mientras que la mayoría de los países europeos oscilaban entre el 8% y el 12%. Este crecimiento sin freno ya había sido predicho por el economista William Baumol en los años 60 del siglo XX, tras analizar el comportamiento del sector sanitario y su relación con el resto de los sectores productivos, diagnosticando lo que se conoce como la “enfermedad de los costes”.   

Pero además, aprendimos que los niveles de gasto por ciudadano en sanidad no se correlacionan bien con los resultados en salud obtenidos en cada país. Esto es debido a que la sanidad tiene como característica un incremento de los costes desligado de la productividad (debido al aumento del precio de los recursos necesarios para la asistencia). Esto obliga a los ciudadanos a dedicar una cantidad cada vez mayor de sus salarios a pagar por los servicios sanitarios.  

Aún así, resulta interesante encontrar que los sistemas sanitarios de todos los países occidentales comparten cinco grandes problemas (Muir Gray):

  1. Variación no deseada de calidad y resultados en salud
  2. Daño a los pacientes como consecuencia del aumento de actividad
  3. Desperdicio de recursos sin maximizar valor
  4. Desigualdades e inequidades
  5. No prevención de la enfermedad

Todos los países, y especialmente aquellos pertenecientes a la Unión Europea, se han volcado en el apoyo a la innovación como solución de la crisis del sistema. En este contexto, en 2009, el Instituto de Salud Carlos III  (ISCIII) lanzó una convocatoria para la creación de una red de unidades de innovación en los grandes hospitales, en la que nuestra institución recibió financiación para crear una Unidad de Apoyo a la Innovación dentro del Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos (IdISSC). 

A través de la actividad de nuestra Unidad de Apoyo a la Innovación y de Smart Health (nuestra unidad de negocio, www.shealth.eu) realizamos actividades que se alinean en torno a tres ejes: innovación en modelo, innovación tecnológica e innovación social. El fin último es conseguir la transformación del modelo sanitario y de todos los agentes que en él funcionan, a través de la palanca tecnológica. En definitiva, perseguimos proyectos que se centren en maximizar el valor para el paciente. Esto es, que busquen conseguir los mayores beneficios en salud, causando el menor daño posible, y mejorando la calidad percibida sobre su propio estado de salud al mejor coste posible. 

Esto conlleva transformaciones en el modelo desde el actual, constituido por un archipiélago de niveles de atención, hacia uno integrado, donde se formen equipos para los grandes 30 bloques de problemas de  salud (cardiacos, respiratorios, musculoesqueléticos, metabólicos…). Estos equipos se deberán centrar plenamente en el valor para el paciente, además de estimular cambios positivos en el pago por los servicios y en el de los profesionales, como el abandono de los modelos pay-for-service y pay-for-performance para pasar al pay-for-value.  

Todo ello nos lleva a proponer cambios en los sistemas de información sanitarios, a promover la utilización de datos para construir mapas de variabilidad de los resultados en salud y, finalmente, a realizar ingeniería inversa del sistema a partir de los mejores resultados sanitarios para alcanzar su rediseño como una organización de alta fiabilidad. 

Julio Mayol, director de Innovación del Hospital Clínico San Carlos, Madrid