Una lente de contacto frena la progresión de la miopía

Una nueva lente de contacto frena, hasta un 43%, la progresión de la miopía, modificando el enfoque a la periferia de la retina

Una lente de contacto frena la progresión de la miopía

Nueva lente de contacto que frena la miopía obra de Jaume Pauné

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Jaume Pauné, doctorado recientemente en Optometría y Ciencias de la Visión por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), ha desarrollado una nueva lente de contacto que frena, hasta un 43%, la progresión de la miopía, modificando el enfoque a la periferia de la retina.


Esta lente de contacto es fruto de la tesis doctoral de Jaume Pauné, que ya la ha patentado y fabricado por su cuenta. La lente ha sido validada con estudios clínicos realizados en un centenar de pacientes en el Centro Marsden —centro de terapia visual ubicado en el Centro Médico Teknon de Barcelona—, en la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT) de la UPC y la Universidade do Minho (Portugal).

La tesis doctoral de Jaume Pauné, dirigida por los profesores de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT) de la UPC Jesús Armengol y Luisa Quevedo, ha generado el diseño, la patente, la fabricación y la validación clínica de una nueva lente de contacto que frena, en un 43%, la progresión de la miopía. Según Pauné, "no existe ninguna otra lente de contacto progresiva comercializada en el mundo con esta efectividad y, por este motivo, creo que tendrá un gran impacto inmediato, sobre todo entre la población más joven. La miopía se inicia hacia los nueve años de media y estimo que, aproximadamente, el 25% de los niños a los 13 años son miopes, llegando a valores del 45% en la población universitaria", explica el doctor en Optometría y Ciencias de la Visión.

La innovadora lente de contacto de Pauné controla el desenfoque periférico para ralentizar la progresión de la miopía en niños y jóvenes. Este nuevo diseño se basa en una modificación continua de la potencia refractiva que difiere significativamente de los nuevos diseños utilizados. Según Pauné, "mi diseño está basado en estudios que han demostrado que, a pesar de que una persona vea bien de lejos, es decir, en sentido recto y enfrente, los laterales continúa viendo imágenes, pero borrosas. Este efecto hace que la miopía siga progresando. Por ello, la lente de contacto que he desarrollado es radicalmente diferente a las convencionales. Éstas intentan corregir la miopía modificando el centro de la retina; las que he creado modifican la imagen en el centro y también en los laterales, es decir, en toda la extensión de la retina", argumenta Pauné. "De hecho", concluye, "experimentos realizados en animales confirman que la imagen que se forma en la periferia de la retina es fundamental para el control de la miopía".

Validación clínica
Pauné fabrica la nueva lente con materiales hidrofílicos y gas permeable y su óptica. El comportamiento de las nuevas lentes ha sido validado exhaustivamente en cinco estudios clínicos publicados en cuatro revistas científicas indexadas. Después de esta validación, la lente se ha patentado en España.

La eficacia de la lente hidrofílica ya ha sido probada con un centenar de pacientes que las han utilizado a lo largo de dos años. El análisis mostró un efecto de freno de hasta un 43% en la progresión de la miopía. Los estudios clínicos se han realizado en las consultas de la doctora Fernández-Agrafojo y del propio Jaume Pauné (Centro Marsden), ubicadas en el Centro Médico Teknon; en la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT) de la UPC, en el Centro de Desarrollo, Sensores y Sistemas (CD6) y en el Centro Universitario de la Visión (CUV) de la UPC, y en la Universidad do Minho (Portugal).

La miopía es un factor de riesgo
La miopía es el principal defecto de visión en el mundo y la quinta causa de ceguera, y uno de los principales factores de riesgo de la mayoría de enfermedades oculares graves asociadas directamente con la cantidad de dioptrías.

Según un estudio publicado recientemente en la revista científica Nature, la incidencia de la miopía en la población va en aumento. Por ejemplo, en algunos países asiáticos afecta hasta el 80% de la población estudiante activa, causando graves problemas de salud, con las consecuentes problemáticas socioeconómicas, de atención sanitaria y de equipamientos de correcciones ópticas.