Premios MIT para cuatro españoles

Premios MIT para cuatro españoles

Alberto Acedo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Belén Masiá, Héctor Gómez, Judit Cubedo y Alberto Acedo, distinguidos como los mejoes investigadores de menos de 35 años

 

El Massachusetts Institue of Technology (EEUU) es, sin lugar a dudas, una de las instituciones más relevantes en todo el mundo en lo que a tecnología, innovación y desarrollo se refiere. Allá donde haya un encuentro o cumbre de I+D o innovación, se puede contar con que haya uno o varios miembros del MIT compartiendo sus conocimientos y experiencias. Conscientes de su propio papel central en el panorama global tecnológico, el MIT lleva a cabo varias labores de patrocinio, mecenazgo y reconocimiento, como la publicación de nuevas investigaciones y proyectos a través de su publicación MIT Technology Review.

Esta misma revista lleva a cabo, y en representación del MIT, una serie de foros en todo el mundo bajo el nombre de EmTech, en los que se reúnen laboratorios, instituciones y empresas para crear un gran foro de debate sobre el progreso tecnológico y crear nuevas oportunidades económicas y de investigación, además de promover los éxitos en I+D en todo el mundo. En el de la edición española de EmTech, celebrado en Valencia, se entregaron los galardones que reconocen a los diez mejores investigadores españoles de menos de 35 años en varios campos como la robótica, la química o la medicina. Estos son 4 de los seleccionados para este año, que han conseguido importantísimos avances en e-health y tecnología médica avanzada.

Belén Masiá (Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón)

Algoritmos  para reducir las discapacidades visuales

Esta investigadora aragonesa de 28 años ha querido mejorar las actuales ayudas oculares para aquellos con discapacidades visuales, que habitualmente consisten en implantes retinales que ajustan los fotones procedentes de la luz que llegan a nuestros ojos. En su lugar, Masiá ha desarrollado un proyecto que trata de reducir a la mínima expresión las cualidades del objeto que se observa, desde un punto de vista geométrico y algebraico, lo que permite a una persona con discapacidad visual a percibir una imagen más exacta en términos de tamaño y profundidad.

Este proyecto está basado en una técnica de procesamiento de señales conocido como Compressive Sensing, que podría aplicarse a gafas electrónicas como las de Sony o Google en un futuro cercano, y se desarrolló en la Universidad de Zaragoza en fuerte colaboración con el MIT Media Lab. Aunque el jurado de los premios MIT Technology Review ya reconoció el mérito y la calidad del proyecto de Masiá, esta investigadora reconoce que aún tiene mucho trabajo por delante. Actualmente se están ampliando las bases de datos de algoritmos, y digitalizando varios tests de agudeza visual, para dar la base más amplia posible a la versión final de esta tecnología. 

Héctor Gómez (Universidad de A Coruña)

Herramientas para predecir la evolución del cáncer de próstata

La ciencia moderna ha logrado descubrir y recopilar una gran cantidad de información sobre el cáncer, una de las enfermedades más dramáticas tanto física como mentalmente para los afectados. Aunque se han desarrollado varios tratamientos y paliativos, el cáncer presenta un problema añadido: la predicción de su avance o expansión por el cuerpo, y el momento en el que podría dispararse la metástasis. Esta incertidumbre puede resultar desoladora para el paciente, pero también dificulta muchísimo el trabajo de los médicos.

El doctor Héctor Gómez, de 34 años, está desarrollando un sistema computacional que permitiría monitorizar un cáncer de próstata en sus etapas más tempranas. En contraposición a las habituales Tablas de Partin, usadas por oncólogos y que miden diferentes niveles como la presencia de células cancerígenas en sangre o las estadísticas que marque una biopsia de tejido del tumor, la propuesta de Héctor Gómez utiliza esos mismos datos junto a una amplia base de datos y el uso de computadoras cognitivas (es decir, que mejoran y se actualizan automáticamente mediante aprendizaje), además de resonancias magnéticas de alta resolución. En este último ejemplo, Gómez utiliza la tecnología del análisis isogeométrico, que permite realizar más cálculos en menos tiempo sobre los indicadores del cáncer de próstata en comparación a los métodos tradicionales.

Actualmente, Héctor y su equipo se encuentran desarrollando el sistema en colaboración con la Asociación Radiológica de Austin, aprovechando una beca de 1,5 millones de euros otorgada por el Consejo de Investigación Europeo.

Judit Cubedo (Centro de Investigación Cardiovascular del CSIC)

Prevención de infartos mediante proteínas marcadoras

Actualmente hay varios indicadores, tanto biométricos como observables a simple vista, que permiten prever si una persona puede sufrir un ataque cardíaco. El problema reside en lo rápido que actúa un infarto, de forma que para cuando se ha socorrido al paciente, los tejidos pueden haber sufrido ya necrosis y otros daños derivados de la falta de riesgo. Judit Cubedo, de 32 años, quiso encontrar una forma más rápida de detectar la proximidad de un ataque cardíaco.

La forma habitual de llevar a cabo estas mediciones requiere hacer unos análisis de sangre en busca de los niveles de una determinada proteína conocida como APO-J glicosilada. En las fases previas al infarto, el cuerpo genera menos cantidad de esta proteína. Sin embargo, Cubedo se dio cuenta de que podían detectarse cantidades de esta misma proteína sin glicosilar, permitiendo detectar la proximidad de un infarto mucho antes.

La iniciativa de Cubedo busca poder crear un kit casero plenamente funcional, de forma que los hospitales puedan realizar estos diagnósticos más rápidamente. Este esfuerzo en pos de una prevención más eficiente en las enfermedades cardiovasculares fue reconocido por el jurado de los MIT Technology Review Awards, quienes afirmaron que el proyecto presenta “un alto potencial para ofrecer una nueva perspectiva a los pacientes afectados”.

 Alberto Acedo (AC-Gen Reading Life)

Nuevas formas de detector mutaciones en genes relacionados con enfermedades hereditarias

A través de la empresa de análisis genético que él mismo cofundó, Alberto Acedo ha desarrollado un nuevo test de ultrasecuenciación del ADN orientado a la búsqueda de los genes humanos en donde se encuentran, codificadas, las predisposiciones de una persona a sufrir algunos cánceres de carácter hereditario. Este test, bautizado como HC-Gen Test, permite procesar millones de secuencias de nucleótidos en muy poco tiempo, lo que permite simplificar un proceso que se presentaba antes muy costoso en términos de tiempo y dinero.

 

El test creado por Acedo, de 30 años, puede detectar mutaciones en hasta 37 genes diferentes relacionados con cánceres como el de colon, de mama, de ovarios… y puede realizarse a través de muestras de sangre o saliva. El HC-Gen Test ha mostrado ya éxito en 40 pacientes en Castilla y León, con la aprobación de la consejería de sanidad de esta Comunidad autónoma.