8 millones de personas mueren cada año en el mundo por los altos niveles de contaminación ambiental

Expertos analizan el impacto del cambio climático en la salud humana en la conferencia internacional Human Health in the Face of Climate change

8 millones de personas mueren cada año en el mundo por los altos niveles de contaminación ambiental

B·debate

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El incremento de temperaturas extremas provocará entre 500 y 600 muertos más anuales en Barcelona entre los años 2030 y 2040

La temperatura aumentará unos 4 grados centígrados entre los años 2070 y 2100 como consecuencia del cambio climático 

Expertos internacionales han analizado el impacto del cambio climático en la salud humana en la conferencia internacional Human Health in the Face of Climate change: Science, Medicine and Adaptation en CosmoCaixa Barcelona, convocados por la New York Academy of Sciences, juntamente con la Obra Social “la Caixa” y Biocat, a través de B·Debate.Actualmente unos 8 millones de personas mueren cada año en todo el mundo a causa de los altos niveles de contaminación ambiental, según ha contado Chris Dye, director de estrategia en la OMS.

“El cambio climático no causa enfermedades, sino que magnifica los efectos de muchas enfermedades”, ha puntualizado Chris Dye, que ha liderado el equipo de respuesta del ebola durante la crisis internacional del pasado verano. El experto ha añadido que 2015 es un año “crucial” para el cambio climático, ya que a finales de año se celebra la cumbre COP21 en París (Francia). “Las decisiones que se tomen este año tendrán efectos durante los próximos cinco años”, ha advertido Dye.  

Otros ejemplos de cómo el cambio climático afecta a la salud humana son las enfermedades como la diarrea a causa de la falta de medidas higiénicas, las sequías y el hambre, o las olas de calor y la polución que afectan sobre todo a personas con enfermedades crónicas.  

Sobre otras consecuencias del cambio climático, la variación de los patrones provocan alteraciones en la producción agrícola que comportan crisis alimentarias que generan olas migratorias de la población, algunas de las cuales dirigidas hacia Europa. Este desplazamientoestá relacionado con la disrupción ambiental de la temperatura, sequías e inundaciones, entre otros.

Los principales obstáculos para mitigar los efectos del cambio climático son la baja percepción de los efectos actuales y futuros del cambio climático sobre la salud humana, y la baja capacidad de predicción de cuándo y dónde podrían observarse estas consecuencias, ha apuntado Dye.  Las enfermedades emergentes  

La aparición de enfermedades emergentes de origen tropical en países desarrollados es una de las preocupaciones de los científicos, porque supone uno de los nuevos retos para el cual los países deben prepararse. Un ejemplo es el brote de chikunguña a finales del año pasado en el Caribe, que ya se ha propagado por numerosos países de América del Sur, donde ya se han diagnosticado unos 850.000 casos.  

“Sin ser alarmista se tiene que ser previsor”, ha advertido Rodó sobre la presencia en nuestro país de uno de los vectores del virus del chikunguña. El tráfico de viajeros puede potenciar un intercambio migratorio con los países donde la fiebre del chikunguña ya es una realidad. Si el virus llegara, el próximo período estival, concretamente entre mayo y septiembre, cuando el ciclo vital del mosquito tigre –vector del virus del chikunguña– es más activo y crítico para la población humana. Además, El cambio climático influye en el ciclo vital de los parásitos, los mosquitos y las poblaciones humanas, que presentan una relación muy clara con las condiciones ambientales.  

Chris Dye ha recordado que España juega un papel importante en la prevención de estas enfermedades a nivel mundial, que afectarán sobre todo en países en vías de desarrollo. Por ejemplo, la diarrea y la neumonía son dos causas de mortalidad infantil muy importantes en las regiones más pobres del planeta. Por eso el experto ha hecho una llamada para la inversión en programas y sistemas de salud para dar una buena respuesta.