Entrevista a Carlos Freixas | Director de Marketing, Roche Diagnostics

El compromiso de Roche con la innovación, una constante desde los inicios de la compañía, tiene como prioridad contribuir a integrar la innovación en los sistemas sanitarios generando sostenibilidad en los mismos.

Entrevista a Carlos Freixas | Director de Marketing, Roche Diagnostics

Carlos Freixas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El compromiso de Roche con la innovación, una constante desde los inicios de la compañía, tiene como prioridad contribuir a integrar la innovación en los sistemas sanitarios generando sostenibilidad en los mismos.

 

¿En qué está cambiando el mundo eHealth y mHealth en el desarrollo de la medicina moderna? 

En un contexto donde todo lo que hace referencia a las tecnologías digitales y de la comunicación está cambiando, está claro que el mundo de la salud no puede quedarse fuera. Siendo uno de los principales retos para los sistemas de salud el tratamiento de los enfermos crónicos, parece evidente que el uso de las comunicaciones remotas puede acercar las soluciones de salud a los pacientes evitando su desplazamiento al Hospital. Las opciones existentes actualmente en cuanto a diagnóstico cerca del paciente y los sistemas de comunicación móviles ofrece el marco adecuado para soluciones coste-efectivas. 

 

La disponibilidad de un equipo PoC en centros extra hospitalarios ayudará a reducir las resistencias a los antibióticos

 

Ustedes tienen un gran recorrido en investigación y, sobre todo, en cómo hacer que sus avances se consoliden en el sector. ¿Eso es inbound marketing o necesidad? 

Nos parece imprescindible contribuir a la sostenibilidad de los sistemas sanitarios al ser una de las partes implicadas. Nuestro enfoque a la investigación, y con ello a generar innovación, es una constante en Roche desde los inicios de la compañía ya en el siglo XIX. Invertimos fuertemente en I+D de forma sostenida desde hace muchos años, apareciendo siempre entre las diez primeras empresas del mundo de todos los sectores. Este compromiso solo tiene sentido si luego somos capaces de contribuir a integrar la innovación en los sistemas sanitarios generando sostenibilidad en los mismos. Para nosotros es una necesidad que la innovación sea coste-efectiva y por ello pueda ser consolidada en el día a día de los sistemas sanitarios.

 

¿Su apuesta de futuro es claramente por la innovación y la tecnología? 

Sin duda. Nuestro compromiso es con la innovación que proviene, no solo de la tecnología, sino también de la ciencia. Tratamos de entender las bases moleculares de las enfermedades para proponer herramientas diagnósticas y fármacos que contribuyan al avance de la medicina. Concretando un poco más lo que comentaba anteriormente, en 2016 la inversión en I+D de 10.000 millones de dólares, ha sido la séptima más importante en el mundo detrás de gigantes globales como Volkswagen, Samsung, Amazon, Alphabet, Intel y Microsoft. 

 

Háblenos de los nuevos avances tecnológicos mediante PoC: Point Of Care permite realizar pruebas médicas en o cerca del sitio de atención al paciente ¿Qué importancia tiene POC en microbiología y qué ventajas supondrá para el enfermo?

Efectivamente, las técnicas PoC permiten hacer las determinaciones médicas allí donde más se necesitan, que es en el lugar de toma de decisiones diagnósticas por parte del facultativo. Hace tiempo que este tipo de análisis para parámetros bioquímicos están presentes en los PoC. La novedad de ampliar estas técnicas PoC al ámbito de la microbiología, pudiendo testar patógenos respiratorios como la gripe, el virus respiratorio sincitial o el estreptoccoco A con las tecnologías “gold estándar” como la PCR a tiempo real, va a permitir que los pacientes afectados de síndromes gripales puedan acercarse a centros extra hospitalarios para ser diagnosticados adecuadamente en lugar de desplazarse a las urgencias de los grandes hospitales. Así, los pacientes se aseguran de recibir el tratamiento adecuado desde el primer momento de la detección. Esto ayuda a evitar el colapso que cada año ocurre en las urgencias de los centros hospitalarios en los periodos de brotes de gripe estacional, lo que redundará en una mejor atención para el paciente, que evitará las largas horas de espera en las urgencias hospitalarias.

 

¿La introducción de test rápidos evitará los tratamientos innecesarios con antimicrobianos que tanto preocupan (RAM)?

En mi opinión sí. Si los centros extra hospitalarios disponen de un equipo PoC para diagnosticar cuál es la afección que tiene el paciente, podrán decidir adecuadamente si éste requiere el tratamiento con antibióticos o no. 

 

El médico de familia se ve desbordado. Casi la mitad de pacientes con infecciones respiratorias o con faringitis se llevaron una receta de antibiótico a casa, aunque sólo lo hubiera necesitado un 15,1% y un 7,6% de estos pacientes, respectivamente. ¿Se podría evitar esto gracias al PoC?

Así es. La disponibilidad de un equipo PoC en centros extra hospitalarios, además de dar un tratamiento adecuado desde el primer momento, (con lo que se reducirá el coste sanitario al evitar la prescripción de antibióticos innecesarios y no hacer un uso masivo de los mismos) podrá ayudar a reducir las preocupantes resistencias a los antibióticos, puesto que el arsenal de antimicrobianos es el que es, y cada vez se generan más resistencias de microorganismos a los antibióticos actuales. 

 

Con la irrupción del PoC, ¿cómo prevé su aceptación en hospitales y Centros de Atención Primaria?

Nuestra visión, y la de muchos jefes de servicio de los laboratorios de microbiología de grandes centros hospitalarios, es favorable a estos nuevos sistemas siempre y cuando los laboratorios de microbiología tengan el control de los resultados obtenidos por los centros extra hospitalarios. Por ello, una parte fundamental en estos equipos es la conectividad. Es necesario que exista una comunicación bidireccional entre los centros extra hospitalarios y los laboratorios de microbiología para poder contrastar adecuadamente los resultados que se obtienen y para integrarlos en la historia clínica del paciente, con objeto de tener todos los datos interconectados.

 

Es necesario que exista una comunicación bidireccional entre los centros extra hospitalarios y los laboratorios de microbiología

 

¿Cuáles son sus ventajas a nivel económico?

Muchas. Si bien es verdad que el incorporar estas técnicas en el PoC puede parecer un gasto sanitario más, el ahorro económico viene de otras partidas. Por un lado, el hecho de descongestionar los servicios de urgencias, en los que debe haber más personal sanitario durante los brotes estacionales de enfermedades respiratorias como la gripe, por otro lado, al dar un diagnóstico temprano y adecuado se evita la sobreprescripción de antibióticos, que permite un ahorro sanitario de primer orden. Por último, y mucho más importante, por frenar las resistencias a los antibióticos, una situación que si no se frena adecuadamente dará un vuelco de 360º a la medicina “moderna” tal como la entendemos a día de hoy.

 

Servirá para reducir la presión asistencial al no tener que realizar múltiples pruebas y obtener los resultados al momento. ¿Es la mejor definición del PoC?

Disponer de equipos para hacer detecciones microbiológicas en los PoC servirá para reducir la presión asistencial, puesto que los pacientes afectados con síntomas de gripe no irán a urgencias hospitalarias como primera opción, sino que pasarán por un centro extra hospitalario, donde recibirán el tratamiento adecuado en función de su diagnóstico.

 

Sabemos que el enfermo ejerce una considerable presión asistencial y no acepta la mayoría de las veces irse solo con tratamiento sintomático. ¿Estas pruebas convencerán al paciente de lo innecesario de los antibióticos en estos casos?

Buena pregunta. Creo que este punto es básicamente de concienciación. En la medida de que la población esté informada de los riesgos de la sobre exposición a los antibióticos (en cuanto a que esto puede provocar el aumento de la resistencia de los microorganismos), se entenderá que una buena praxis no es dar antibióticos a todo el mundo, sino racionalizar su consumo a aquellos casos en los que sea necesario su utilización. Considero que, igual que en otros ámbitos, la administración sanitaria debería potenciar la existencia de programas divulgativos que muestren a la población la importancia de seguir los tratamientos pautados por los facultativos, no porque si, sino porque existe una razón de peso, como es el tema de las resistencias, para hacer los tratamientos en forma y tiempo correctos.  

 

La OMS nos está advirtiendo de la amenaza que supone para la salud pública mundial la resistencia antimicrobiana. ¿Puede suponer esto un coste aún mayor de la atención sanitaria? ¿Cómo se podría evitar?

Pues sí, esta resistencia antimicrobiana puede suponer no solo un coste económico, sino también en vidas humanas. Un coste casi incalculable, porque si las resistencias a los antibióticos no se frenan, muchas de las cirugías actuales tendrán mayores riesgos puesto que no se podrá prevenir “a priori” la infección por algún microorganismo resistente a la mayor parte de antibióticos en el periodo de hospitalización. En consecuencia, se tendrá que ponderar mucho la necesidad de dicha cirugía. De hecho, los costes sanitarios derivados de las resistencias a antibióticos sobrepasan el ámbito sanitario y se convierten en un tema económico. No es de extrañar que en muchas de las revistas financieras aparezcan artículos que hablan sobre este tema. Además, no se trata solo de términos económicos: hablamos de vidas humanas. Hay estudios que avalan que, de no encontrar más arsenal terapéutico de antimicrobianos, se prevé que en el 2050 habrá más muertes por resistencias a antibióticos que muertes derivadas de cáncer o de enfermedades coronarias. Existen políticas sanitarias que marcan directrices para intentar minimizar las resistencias a antibióticos, entre ellas estaría una buena formación de la población, disponer de técnicas de screening rápido para que se pudiese verificar cuando un paciente entra en un centro hospitalario si esta colonizado o no por algún microorganismo resistente a antibióticos, y por supuestos test rápidos (formato Point of Care) para estar presente no solo en los centros extra hospitalarios , sino también en las urgencias hospitalarias, en las puertas de los quirófanos y en las plantas donde están los pacientes para poder ver de una forma rápida y precisa si ese enfermo está o no colonizado por los microorganismos resistentes. En caso de estarlo, se tomarían las medidas oportunas de descolonización o aislamiento para no propagar la infección a otros pacientes.

 

La prevención y la educación sanitaria son temas también a debatir. ¿Cómo se puede influir en la población?

Como he mencionado antes, la educación a la población es fundamental. Solo si este mensaje cala en la mente de los ciudadanos podremos conseguir frenar la propagación de las resistencias bacterianas. En este sentido, artículos como el que estáis publicando en vuestra revista ayudan a divulgar conocimientos científicos y ponerlos al alcance de todos los ciudadanos. Eso, sin duda, facilitará la concienciación de no “automedicarse”, y de seguir estrictamente las pautas que el profesional sanitario nos aconseje para curar una infección.