“Alfred”, un 'mayordomo virtual' para personas mayores

El proyecto ALFRED tenía como objetivo el desarrollo de un ecosistema de servicios y soluciones para las personas mayores que les permita seguir manteniendo su independencia

“Alfred”, un 'mayordomo virtual' para personas mayores

Alfred, el mayordomo virtual

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Worldline, ha colaborado en la creación de la plataforma de ALFRED, el Asistente Interactivo Personal para la Vida Independiente y el Envejecimiento Activo. El proyecto ALFRED tenía como objetivo el desarrollo de un ecosistema de servicios y soluciones para las personas mayores que les permita seguir manteniendo su independencia, y al mismo tiempo facilitar la coordinación con sus cuidadores y fomentar su inclusión social.

 

Dentro del alcance de ALFRED se ha creado un mayordomo virtual personalizado para dispositivos y plataformas móviles, aplicando tecnologías de última generación como la interacción avanzada por voz, por lo que es posible hablar directamente con el Asistente Interactivo. La aplicación es de fácil manejo y proporciona los servicios relacionados con la inclusión social, los cuidados, el ejercicio físico y los juegos cognitivos.

 A través de este proyecto de investigación, las empresas e instituciones que integran ALFRED contribuyen a una sociedad mejor, donde las personas mayores puedan vivir en sus propios hogares, con la posibilidad de actuar de forma independiente y participar activamente en la vida social.

El objetivo del proyecto ALFRED es crear un ecosistema de servicios y soluciones para las personas mayores que les permita seguir manteniendo su independencia, y al mismo tiempo facilitar la coordinación con sus cuidadores y fomentar su inclusión social.

 

ALFRED está fundamentado sobre cuatro pilares básicos:

  • Asistente de interacción por voz con el usuario para permitir a las personas de avanzada edad comunicarse con ALFRED y hacer preguntas o definir comandos.
  • Inclusión social personalizada para sugerir eventos sociales acordes a cada usuario, considerando sus intereses y el entorno social.
  • Atención eficaz y personalizada para lograr una mayor eficiencia con los cuidados del usuario, permitiendo al personal médico acceder a la información del anciano procedente de sensores.
  • Prevención de deficiencias físicas y cognitivas mediante la incorporación de juegos serios para mejorar las condiciones físicas y cognitivas.

Según Emilia García, Project Manager de Proyectos de Innovación de Worldline Iberia: “Estamos muy orgullosos de participar en este proyecto ya que gracias a la puesta en marcha de ALFRED las personas mayores podrán vivir más tiempo, y hacerlo de forma más independiente. No sólo podrán participar en actividades adaptadas a su edad, sino también a sus gustos y al entorno en el que se mueven”.

Worldline aporta su amplia experiencia en la definición, desarrollo y distribución de aplicaciones móviles, integrando las mejores prácticas en diseño, usabilidad y rendimiento, y adaptándolas al perfil de los usuarios de ALFRED. Además ha contribuido asesorando acerca de las decisiones técnicas e informando sobre las últimas innovaciones tecnológicas del mercado para su incorporación en el proyecto.

Además de haber participado en el desarrollo de varias aplicaciones móviles en los diferentes casos de uso estudiados, Worldline ha contribuido con el desarrollo de un marketplace específico (ALFREDO Marketplace), en principio para las aplicaciones móviles desarrolladas para el proyecto, y con el objetivo de convertirse en el Marketplace de referencia para aplicaciones móviles de las personas mayores; facilitando su localización e instalación frente a marketplace generalistas.

En el proyecto ALFRED han participado once socios de cinco países diferentes: Aitex, Ascora (coordinador del proyecto), Atos, Charite-UniversitaetsmedizinBerlin, E-Seniors, IESE Business School, NationaalOuderenfonds, Talkamatic AB, TechnischeUniversitaetDarmstadt, TieNederland y Worldline. Los resultados se han puesto a prueba en 2016 en tres países europeos (Alemania, Francia y Holanda) con usuarios reales, con el objetivo de allanar el camino hacia el mercado y facilitar su adopción por la sociedad.