Merck contribuye a eliminar el tabú sobre la infertilidad con su colaboración en la película 'Embarazados'

La colaboración de Merck en la pelicula 'Embarazados' responde a la necesidad de concienciar a la sociedad sobre este problema de salud pública y contribuir a su normalización

Merck contribuye a eliminar el tabú sobre la infertilidad con su colaboración en la película 'Embarazados'

Colaboración de Merck en la pelicula 'Embarazados'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

A diferencia de los protagonistas de la historia que narra el film, en la vida real menos de la mitad de las personas con problemas de fertilidad da el paso de solicitar ayuda médica y optar por la reproducción asistida.


Alrededor del 15% de las parejas en edad fértil de España encuentran problemas a la hora de tener un hijo y se estima que la infertilidad afecta a más de 72 millones de mujeres en todo el mundo.  Sin embargo, a pesar de su alto impacto en la sociedad y en las vidas de quienes presentan esta condición, la infertilidad sigue representando un tema tabú a día de hoy.

Con el objetivo de derribar las barreras existentes a la hora de abordar este tema, la compañía quimico-farmacéutica alemana Merck ha colaborado en la película 'Embarazados'. Este largometraje, protagonizado por Paco León y Alexandra Jiménez, narra en clave de humor la historia de Fran y Alina, una pareja que considera que ha llegado el momento de tener hijos. Sin embargo, cuando el ginecólogo (interpretado por Karra Elejalde) les informa de que los espermatozoides de Fran son “pocos, vagos y anormales” y de que Alina está premenopáusica a los 37 años, las cosas se complican y ambos deciden iniciar un tratamiento de fertilidad.

A diferencia de los protagonistas de esta historia de ficción, en la vida real menos de la mitad de las personas con problemas de fertilidad da el paso de solicitar ayuda médica e iniciar un tratamiento de reproducción asistida para conseguir su propósito de tener un hijo. Sin embargo, tal y como indica la doctora Jenny Álvarez, gerente médico del área de Fertilidad de Merck, estas técnicas pueden cambiar la vida de los pacientes, ya que “más del 80% de las mujeres con menos de 38 años que se realizan un tratamiento de reproducción asistida consigue tener un hijo”. 

Las dificultades en cuanto a su prevención, diagnóstico y tratamiento, junto con su alta incidencia e impacto, convierten a la infertilidad en un problema de salud pública que precisa acciones de concienciación social. La participación de Merck en el largometraje “Embarazados” responde a esta necesidad, abordando cuestiones como los conflictos que pueden surgir en la pareja durante el tratamiento de fertilidad. “La infertilidad es una situación compleja que puede afectar a la relación de pareja y a cada uno de los miembros de ésta, así como a su relación con su entorno más cercano. Pueden experimentarse emociones como depresión, sentimiento de culpa o sensación de fracaso”, explica la doctora Álvarez.

¿Cuándo solicitar ayuda médica para tener un hijo?
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la infertilidad como “la incapacidad de una pareja para concebir o llevar un embarazo a término tras mantener relaciones sexuales sin protección de manera regular durante un periodo de tiempo igual o superior a un año”. 

Sin embargo, la edad de la mujer juega un importante papel en su salud reproductiva, estableciéndose que si ésta tiene más de 35 años, la pareja debe visitar a un médico después de un periodo inferior a un año (concretamente, tras 6 meses intentando concebir). 

Merck: líder en el tratamiento de la fertilidad
Merck es líder mundial en el tratamiento de la fertilidad y su principal meta es mantener ese liderazgo mediante la investigación e innovación de nuevas opciones terapéuticas. Alcanzar este posicionamiento es el resultado del uso de la tecnología recombinante en la producción de gonadotropinas para el tratamiento de la infertilidad.

A través de la investigación e innovación constante, el área desarrolla y comercializa productos novedosos y fáciles de usar, que ayudan a las parejas infértiles en cada una de las etapas del ciclo reproductivo: desde el desarrollo folicular hasta el logro de un embarazo temprano.

Gracias a las opciones que ofrece Merck a las parejas con problemas de fertilidad, han nacido más de 2 millones de niños en todo el mundo.

Actualmente la compañía ha ampliado su área de negocio con la creación de la división Fertility Technologies, enfocada a la tecnología aplicada al ámbito de la fertilidad.