Oryzon da en la diana

Oryzon da en la diana

Oryzon explica su trabajo al Rey Carlos Gustavo de Suecia, en su centro de I+D

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El desarrollo de fármacos epigenéticos ha generado casi mil moléculas protegidas por 18 familias de patentes

El desarrollo de medicamentos está muy regulado por las agencias nacionales.

Es un proceso de I+D largo y requiere inversiones crecientes, especialmente cuando se alcanzan Fases Clínicas. Por este motivo el sector organiza de forma complementaria y solo unas pocas empresas son capaces de integrarse verticalmente. El resto se posiciona en un determinado segmento de la cadena de valor, funcionando finalmente como un B2B, donde los medicamentos experimentales se desarrollan hasta un cierto nivel de desarrollo y son comercializados, bajo acuerdos de licencia, a compañías mayores que son capaces de finalizar su desarrollo y llevarlos al mercado. Estos acuerdos transfieren la molécula, y las patentes que la protegen, al licenciador para su uso en diferentes indicaciones médicas y territorios. A pesar de las enormes inversiones que se realizan en I+D, el sector es el más rentable de la economía mundial y el que mejor se comporta en tempos de crisis al ser un sector acíclico. Esta industria es hoy un pilar de la económica del conocimiento en los países avanzados y en EEUU representa 3,5 Millones de empleos con un aporte de $790B al PIB. En España, hemos tenido tradicionalmente un déficit de tejido industrial biofarmacéutico de alta innovación. A partir del año 2000 empresas surgidas del entorno universitario, spin-offs, comienzan a intentar algunos desarrollos de vanguardia: Esta es la historia de ORYZON.

Inicialmente la compañía nació como una compañía basada en una plataforma genómica para la identificación de biomarcadores lo que permitía realizar programas de servicios a terceros y además avanzar en programas propios. A finales de 2008 la compañía se planteó una reflexión estratégica orientándose al desarrollo de productos propios a partir de dianas epigenéticas que había identificado. Para ello, en 2008 se cerró una ronda de financiación de casi 9 Millones de Euros que cubría, junto al apalancamiento financiero adicional, los recursos necesarios para desarrollar el Plan Estratégico 2008-2013. Oryzon estaba en posición de iniciar la exploración de sus dianas epigenéticas, pero ¿qué es la epigenética?

La Epigenética 

Las dianas EPIGENÉTICAS son proteínas reguladoras y modeladoras de la cromatina que es la forma en que se organizan espacialmente los cromosomas.  Añaden o eliminan pequeñas señales químicas en las histonas, las proteínas armazón del cromosoma.  Como consecuencia, zonas concretas del cromosoma pasan de estado activo a inactivo y viceversa definiendo la expresión de los genes alojados en esa zona del cromosoma.  El funcionamiento aberrante de esta regulación de la cromatina está en la base de muchas enfermedades.

Oryzon inició el desarrollo de fármacos epigenéticos en 2009 con un programa de química médica propio que ha generado casi mil moléculas protegidas por 18 familias de patentes. Es, a día de hoy, un líder mundial en el campo de las histona-demetilasas. Fruto de este programa, la compañía tiene actualmente un inhibidor de LSD1 (Lysine Specific Demethylase-1)  en Fase I/IIA en pacientes de Leucemia, y un segundo inhibidor bi-específico LSD1-MAO B para el tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer que se espera inicie su Fase Clínica I a finales de 2015. Además la compañía tiene en fases tempranas otros programas contra otras Demetilasas de Histonas.

ORY-1001 y la Leucemia Mieloide  Aguda

La leucemia es un cáncer de la sangre causado por la proliferación de precursores de glóbulos blancos, hay muchos tipos de leucemias con orígenes genéticos y epigenéticos  diversos. La característica diferencial del programa de Oryzon es que LSD1 es una enzima absolutamente necesaria para que las células madre leucémicas sobrevivan y propaguen el tumor en una variedad especialmente agresiva de la Leucemia Mieloide Aguda (LMA) conocida como leucemia con reordenamientos MLL (LMA-MLL) para la que existen pocas opciones terapéuticas; por otro lado, las células hematopoyéticas normales que generan el resto de las células de la sangre no se ven afectadas por la inhibición temporal de LSD1. Si las evidencias obtenidas en animales se confirman en pacientes humanos en los ensayos clínicos en curso, la inhibición de LSD1 impediría la función de las células madre leucémicas y por tanto se extinguiría el tumor al diferenciarse las células tumorales  y se evitaría la recaída al desaparecer las células madre cancerosas. En 2013 la compañía había conseguido desarrollar su primer antitumoral (ORY-1001) para el tratamiento de la LMA. En Agosto conseguía de la Agencia Europea del medicamento la designación de medicamento huérfano para el tratamiento de la LMA. En Diciembre la compañía conseguía la aprobación del ensayo clínico por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) y en Enero de 2014 la aprobación de la Agencia Británica del Medicamento (MHRA). En la actualidad el ensayo de Fase I/IIA se está realizando en 5 hospitales de España y Reino Unido. Pero la inhibición de LSD1 actúa además en otros tumores como el caso de ciertos cánceres de pulmón, de mama y de colón por lo que las posibles futuras indicaciones para ORY-1001 están todavía en fase de definición. En Abril la compañía firmaba con Roche un acuerdo de licencia que suponía el cobro de 21 Millones de Dólares y más de 500 Millones de Dólares a futuro en concepto de diversos hitos de desarrollo y ventas y además royalties progresivos que alcanzan el doble digito en su rango medio. Adicionalmente, ambas compañías firmaban un acuerdo por el que se realizarán por al menos dos años investigaciones conjuntas que serán financiadas por ROCHE. Este acuerdo, además de ser un “game changer” para la compañía,  demostraba que no existen “techos de cristal” para la ciencia y la tecnología hecha en España y que podíamos obtener unas condiciones equivalentes a las que consiguen nuestros homólogos en Boston o en San Francisco. 

Los inhibidores de LSD1 en enfermedades Neurodegenerativas

Las enfermedades neurodegenerativas suponen uno de los mayores retos de nuestra sociedad. La prevalencia a nivel global de la demencia es hoy de 24 millones de personas. Solo en USA, la enfermedad de Alzheimer (AD) produce unos costos al sistema de salud de >$200 billónes por año. El programa de inhibidores de LSD1 ya había demostrado actividad en modelos animales de otras enfermedades como el Corea de Huntington y el Parkinson con moléculas prototipo. En los últimos años hemos desarrollado una molécula muy refinada (ORY-2001) que ha sido capaz de demostrar unos resultados impresionantes en  los modelos de ratón con envejecimiento acelerado SAMP8 Estos ratones envejecen a un ritmo mucho más rápido que sus congéneres normales y muestran una pérdida muy acelerada de memoria. Ratones tratados con nuestro fármaco experimental mostraron una recuperación absoluta de sus capacidades de memoria hasta los niveles de sus congéneres normales. Estos experimentos han sido parcialmente sufragados por la Alzheimer’s Drug Discovery Foundation, la organización de pacientes de AD en EEUU. ORY-2001 está refinada farmacológicamente y reúne los requisitos para realizar los estudios de toxicología regulatorios obligatorios antes de empezar los ensayos en seres humanos. Estos estudios están siendo realizados actualmente y la compañía espera su finalización en la segunda mitad del año próximo para iniciar un ensayo clínico de Fase I antes de final del 2015. Oryzon sigue explorando la frontera de la ciencia en el campo de la epigenética.