Camisetas biomédicas, implantes bajo la piel y apps que vigilan el corazón del paciente infantil

El Área del corazón del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona trata cada año a más de 8.000 niños con trastornos del corazón y se ha convertido en una de las unidades de Europa con una mortalidad quirúrgica más baja y un menor índice de reintervenciones.

Camisetas biomédicas, implantes bajo la piel y apps que vigilan el corazón del paciente infantil

Georgia Sarquella-Brugada, cardióloga de Sant Joan de Déu
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Área del corazón del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona trata cada año a más de 8.000 niños con trastornos del corazón y se ha convertido en una de las unidades de Europa con una mortalidad quirúrgica más baja y un menor índice de reintervenciones.

Actualmente, el centro tiene en marcha tres proyectos de investigación que estudian la validación de dispositivos para dolencias cardiacas graves en el ámbito de la pediatría: la camiseta/banda Nuubo para monitorización a medio plazo; el holter subcutáneo Linq de Medtronic para monitorización a largo plazo; y el sistema AliveCor para registro puntual de electrocardiogramas (ECG).

Los primeros pasos para el uso de estos dispositivos en Sant Joan de Déu se dieron cinco años atrás, con los prototipos iniciales de las camisetas Nuubo. “Es un sistema que ha ido evolucionando en comodidad y sobre todo en la calidad de los registros. Aunque no estaban adaptadas para su uso en pediatría inicialmente, pudimos hacer unas adaptaciones manuales que nos permitieron monitorizar a cinco pacientes, de los cuales dos fueron diagnosticados de enfermedades cardíacas eléctricas severas, con riesgo vital. Esto nos animó a utilizar esta tecnología de una forma habitual, y con la llegada de los modelos pediátricos su uso se ha generalizado entre los pacientes que lo necesitan”, explica la doctora Georgia Sarquella-Brugada, cardióloga del área del Corazón del Hospital Sant Joan de Déu con gran experiencia en el mundo de las arritmias y la muerte súbita.

La camiseta/banda Nuubo permite una monitorización mantenida durante unas semanas. Se carga en poco tiempo, de forma diaria, y se coloca fácilmente el paciente cada día. “Los registros se mandan o bien vía telemática o bien si el paciente viene a la consulta porque ha tenido un síntoma o cuando termina el período de monitorización. Entonces descargamos la información y analizamos los registros. Contamos en todo momento con el soporte de los ingenieros de la compañía que nos ayudan si tenemos alguna duda con los registros. El software de análisis es muy intuitivo, muy ‘user-friendly’, y con unas señales de alta calidad que nos facilita mucho nuestra labor de diagnóstico”, asegura la Dra. Sarquella.

 

Implante bajo la piel

El segundo dispositivo cuya validación se estudia en Sant Joan de Déu es el holter subcutáneo Linq de la compañía Medtronic, una herramienta de monitorización continua que se implanta bajo la piel y permite tener un registro mantenido por más tiempo. A diferencia de la camiseta, este registro detecta y graba solo eventos anormales, aquellos que se dan según las condiciones previamente programadas por los profesionales: por debajo de un cierto valor de frecuencia cardiaca -bradicardia-, por encima de este valor -taquicardia- o cuando se presenta un evento arrítmico. Las arritmias afectan hasta a un 1% de la población infantil y, con la ayuda de dispositivos como Linq, una enfermedad con riesgo para la vida puede pasar a ser una condición crónica normalizada y controlada.

“El paciente no tiene que hacer nada, simplemente asegurarse que su sistema domiciliario está bien conectado, y automáticamente se manda información al centro de análisis, que si hay alguna alteración, manda un email al médico para que revise ese trazado. La batería suele durar tres años. La inserción es fácil, a través de una incisión de unos cuatro milímetros y se deja debajo de la piel”, indica la cardióloga. El Linq se inserta bajo la piel, entre las costillas en el caso de los pacientes más pequeños, y consigue identificar las señales que preceden a las arritmias graves antes de que se desencadenen. Los pacientes generalmente no lo notan, según afirma la doctora, y el dispositivo se extrae cuando se llega al diagnóstico.

 

Electrocardiograma móvil

El tercer dispositivo bajo investigación es la Kardiomobile de AliveCor, una aplicación de móvil con un complemento que se pone sobre el pecho del bebé. “Se trata de un sistema de electrocardiogramas (ECG) convencional como el que nos harían en una consulta pero portátil y de una sola derivación (a diferencia del ECG convencional que son 12 derivaciones). Lo tiene que prescribir un médico, que será el que recibirá el registro”. 

“Alguno de estos dispositivos no están todavía aprobados para su comercialización en España como dispositivo médico, aunque sí en otros países. Aunque se pueden comprar por internet, los médicos no los podemos prescribir abiertamente. Sí lo podemos hacer vía investigación”, apunta la Dra. Sarquella. En estos momentos, la cardióloga controla diariamente desde Sant Joan de Déu a veintiocho niños de cuatro continentes distintos afectados por una laminopatía, una enfermedad congénita neurodegenerativa que afecta a los músculos, incluido el corazón, que llevan implantado el holter subcutáneo Linq de Medtronic.

 

Premio Nacional de Cardiología Pediátrica

Georgia Sarquella-Brugada, cardióloga del área del Corazón del Hospital Sant Joan de Déu, ha sido distinguida este año con el Premio Nacional de Cardiología Pediátrica por el trabajo ‘Genética en Muerte Súbita Infantil’. Este premio, de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas, reconoce la trayectoria profesional de Sarquella tanto en la vertiente asistencial como de investigación. 

Sarquella forma parte del equipo de cardiología del Hospital Sant Joan de Déu desde 2011. Formada en Canadá y Paris, es especialista en cardiología intervencionista y arritmias; responsable de la unidad de Muerte Súbita del hospital; investigadora principal en varios proyectos relacionados con los predictores de muerte súbita y arritmias pediátricas a nivel nacional e internacional.

También participa activamente en proyectos humanitarios de África y América, y organiza cada año el encuentro de pacientes y familias con síndromes arrítmicos relacionados con la muerte súbita.

 

Por Jose L. Cánovas