Nuevos avances para el tratamiento del cáncer con radioterapia

El equipo Elekta Versa HD es el acelerador lineal más avanzado para el tratamiento del cáncer con radioterapia,.

Nuevos avances para el tratamiento del cáncer con radioterapia

Radioterapia
Share to Facebook Share to Twitter Share to Google Plus

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Clínica Universidad de Navarra dispone de un acelerador lineal que multiplica la rapidez de los procedimientos y permite una mayor individualización en el tratamiento de los pacientes oncológicos

El equipo Elekta Versa HD es el acelerador lineal más avanzado para el tratamiento del cáncer con radioterapia, ya que multiplica la rapidez de los procedimientos, reduce el número de sesiones, mejora la precisión y protege los órganos sanos más próximos a la lesión. “Proporciona una mayor individualización en el tratamiento de todos los pacientes oncológicos”, asegura el doctor Rafael Martínez Monge, director del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra, centro hospitalario que incorporó este nuevo equipamiento en 2014.

Así, además de una velocidad mayor a la de los aceleradores convencionales y la reducción del número de sesiones, entre las principales ventajas que aporta esta tecnología figura una mayor precisión en la administración de la dosis de radiación con imágenes en cuatro dimensiones y una mesa robotizada en seis dimensiones que ajusta milimétricamente la posición del paciente, lo que evita al máximo el riesgo para los órganos sanos colindantes a la lesión. 

 

Las imágenes de TAC (escáner) son de mayor calidad que las de aceleradores convencionales

 

En este sentido, la oncología actual “es muy diferente a la que se realizaba hace 10 ó 20 años y la multiplicidad de tratamientos quirúrgicos, quimioterápicos, hormonoterápicos, inmunomoduladores o con terapia dirigida hacen totalmente necesario que la administración de radiación pueda hacerse de una manera mucho más rápida, precisa y versátil dentro del manejo multidisciplinar del paciente oncológico”, asegura el Dr. Martínez Monge. 

 

Mayor rapidez 

Mientras una sesión normal de radioterapia externa con intensidad modulada (IMRT) tiene un tiempo de duración de entre 20 y 40 minutos, con este acelerador lineal la sesión se reduce a unos diez minutos y el tiempo dedicado exclusivamente a la irradiación se estima entre uno y dos minutos. Según explica el especialista del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra, el doctor José Javier Aristu, “este equipamiento permite dosis muy altas de irradiación en muy poco tiempo mediante técnica volumétrica VMAT (la radiación se administra mientras gira el aparato)”. 

 

Comprobación del tumor en tiempo real 

Entre otras ventajas del equipo, cabe destacar también la obtención de imágenes de TAC (escáner) de mayor calidad que las de los aceleradores convencionales. “Ahora podemos adquirir imágenes de alta calidad para verificar la zona de tratamiento. El sistema de radiación guiado por imagen se utiliza para constatar la posición del tumor antes de cada fracción de dosis y también durante el tratamiento. Así se comprueba que el tumor está en la posición prevista o, si no es así, el equipo informa de los movimientos necesarios que se deben realizar al paciente para que el tumor quede en el lugar exacto respecto a lo planificado previamente en un ordenador”, detalla el doctor Aristu. 

Para lograr este objetivo, el TAC que incorpora el acelerador es de tecnología 4D, “es decir, que cuando reconstruimos las imágenes podemos observar el movimiento real del tumor y comprobar si el tratamiento de radiación está adaptado al movimiento tumoral, lo que supone una gran ventaja respecto a lo que ya teníamos”, apunta. Es muy útil para tratar tumores de mayor movilidad, como los pulmonares, ya que permite visualizar volumétricamente el movimiento respiratorio y ajustar la distribución de la dosis de radiación para adaptarla al movimiento real del tumor evitando toxicidad. “Lo que hacemos con este sistema es equivalente a un TAC 4D, que comprueba cómo se está moviendo el tumor en ese instante y adapta el tratamiento al movimiento real, a ese recorrido concreto”, indica el especialista.

Otro de los avances que incorpora el nuevo equipo es la posibilidad de hacer radiocirugía cerebral sin necesidad de colocar al paciente el marco estereotáctico cruento (fijado al hueso del cráneo), “ya que el acelerador dispone de un sistema que detecta en tiempo real, durante el tratamiento, el movimiento de la cabeza del paciente y de esta forma posibilita la administración de dosis muy altas de irradiación con máxima precisión y seguridad”, describe.

 

Movimiento de la mesa 

La mesa del acelerador sobre la que permanece el paciente durante el tratamiento incorpora también novedades como la posibilidad de movimiento con seis grados de libertad que, según el facultativo, “permite ajustar con gran exactitud la posición del paciente y del tumor de manera rápida y automatizada”. Se ha incorporado además el sistema Catalyst que es un dispositivo externo de láser que “barre” continuamente al paciente, facilitando su posicionamiento exacto. Para ello proyecta sobre un área determinada del paciente una luz roja, si la posición no es la adecuada, o verde, en caso de que sí lo sea. “Este sistema posibilita además realizar los tratamientos con control de la respiración –explica–, determinando en qué fase del ciclo respiratorio se administra el tratamiento en los tumores”, añade el Dr. Aristu. 

En definitiva, los avances más destacados que aporta el nuevo acelerador lineal Elekta residen en la mayor rapidez en la administración de los tratamientos, la adquisición de imágenes en cuatro dimensiones y la verificación en tiempo real de la posición del paciente y de la localización tumoral, para aumentar la exactitud de la dosis de radiación limitando al máximo su toxicidad. En último término, el beneficio recae en un confort máximo para los pacientes e, incluso, en un abaratamiento de los costes, ya que la nueva tecnología reduce el número de sesiones de tratamiento al aumentar la precisión de la radiación, sin incrementar el daño de los órganos sanos circundantes. 

 

El acelerador lineal reduce la sesión de radioterapia a unos diez minutos

 

Nuevas vías para la investigación 

El nuevo acelerador proporciona al equipo de la Clínica Universidad de Navarra la posibilidad de investigar en nuevos tratamientos. En concreto, el sistema de imagen incorporado permite desarrollar nuevas estrategias de tratamiento que posibilitan que el plan de radioterapia se adapte a las variaciones que puedan experimentar el tumor y/o el paciente. “Con los sistemas de imagen optimizamos el posicionamiento del paciente para garantizar la exactitud durante el tratamiento del tumor minimizando la toxicidad. Al mismo tiempo, estamos investigando en estrategias para tener en cuenta los cambios y la deformación del tumor, para dar un paso más en calidad con la última tecnología”, afirma el doctor Diego Azcona, especialista en Radiofísica Hospitalaria de la Clínica Universidad de Navarra.

 

 Departamento de Comunicación de la CUN